Lade Inhalt...

El proceso de la integración europea de España

Hausarbeit (Hauptseminar) 2002 23 Seiten

Romanistik - Spanische Sprache, Literatur, Landeskunde

Leseprobe

Índice:

I. Introducción

II. Los inicios de la Union Europea: España queda excluida
II.1. Potsdam 1945
II.2. El Plan Marshall
II.3. El Consejo de Europa
II.4. Resumen económico - político hasta 1957
III. El largo camino de España a la “Casa Europea“ desde 1957 hasta 1986
III.1. El período comprendido entre 1957 y 1975
III.1.1. Los Tratados de Roma, 1957
III.1.2. El Plan de Estabilización
III.1.3. El Acuerdo Preferencial de 1970
III.1.4. Integración económica, aislamiento político
III.2. El período entre 1975 y 1986
III.2.1. Juan Carlos de Borbón y Borbón y el primer gobierno monárquico
III.2.2. El largo tiempo de espera, o “Aguafiestas Francia“
III.2.2.1. Francia y “El Veto“
III.2.3. El cambio de poder en España: ¿con el PSOE hacia Europa?
III.2.4. El fin del período de espera

IV. España y la Presidencia de la Union Europea de 2002
IV.1. “Más Europa“
IV.2. La lucha contra el terrorismo y Europa como espacio de libertad, seguridad y justicia
IV.3. La introducción con éxito del Euro
IV.4. El impulso al Proceso de Lisboa
IV.5. La ampliación al este de la Unión
IV.6. Las Relaciones exteriores: más Europa en el mundo

V. Conclusión

VI. Fuentes Bibliográficas

I. Introducción

Al final de la segunda guerra mundial gran parte de Europa había quedado reducida a escombros y cenizas y el futuro del continente, devastado por dos grandes guerras muy cercanas en el tiempo, era totalmente incierto. Nadie se habría imaginado que en tan breve espacio de tiempo los propios países enfrentados an la guerra comenzasen a trabajar conjuntamente en un programa para construir una nueva y sobre todo comunitaria Europa.

Han pasado más de 50 años y contemplamos unos de los períodos más largos de paz en la historia europea. Esto es sin duda el resultado de un cambio de mentalidad, especialmente en Alemania principal responsable, basado en el deseo de no involucrar nunca más al mundo en una guerra. Tan importante como el cambio de mentalidad pueden definirse los deseos de alcanzar una Europa comunitaria (apenas acabada la guerra). Estos deseos se fueron convirtiendo paso por paso en una realidad. Ya en 1946 Winston Churchill en la conferencia de Zurich expresaba este deseo, en palabras textuales: “Tenemos que conseguir un tipo de Estados Unidos de Europa. Sólo así cientos de millones de personas trabajadores podrán recuperar las simples alegrías y esperanzas, que dan sentido a la vida[1]

Estos deseos comenzaron a convertirse en una realidad en la firma de Tratados de Roma en 1957 que fueron el principio de una integración que continua en la actualidad. Hoy en día la Unión Europea comprende una superficia total de 3.239,9 millones de kilómetros cuadrados con una población de 377.617.000[2].Ya con estos dos factores Europa presenta uno de los potenciales más grandes del mundo, sea desde el punto de vista económico como social. Aquello que comenzó como la Europa de “los Seis“ ha dado lugar al “Club de los 15“ que a corto plazo acojerá a nuevos miembros.

A pesar de todo el camino de integración no ha sido fácil, sobre todo para aquellos países como España que al principio no pertenecían al “Club“ pero a pesar de ello consiguieron el objetivo.

La primera parte de la exposición muestra el desarrollo de la integración de España en la Comunidad Europea y los efectos que tuvo para España. Veremos que el camino de España no ha sido libre de obstáculos. En la segunda parte de la exposición analizaremos la aportación de España a la Comunidad Europea. Esto debe conducir al lector al entendimiento de la transformación de España como país aislado a un país plenamente integrado en el contexto europeo.

II. Los inicios de la Unión Europea: España queda excluida

Como ya sabemos, España no formó parte de los miembros fundadores de la Comunidad Europea an el año 1957. La Europa de “los Seis“ estaba conformada por el Benelux, Alemania, Francia e Italia. Pero el aislamiento de España tuvo lugar con antelación al Tratado de Roma. Para explicar el processo de integración, primeramente hay que hacer mención al período de aislamiento.

II.1. Potsdam 1945

Apenas acabada la guerra quedó bastante clara la necesidad y el deseo de construir una Europa común. Para ello la condición primordial era y sigue siendo tener un sentimiento democrático. España no carecía de esta concepción democrática y por este motivo no tuvo el apopyo (económico) necesario. Esto quedó claro en 1945 en la reunión da Harry S. Truman, José V. Stalin y Winston Churchill en Potsdam: “Los tres gobiernos se sienten obligados a especificar, que, por su parte, no apoyarán solicitud alguna que el gobierno español pueda representar para ser miembro de las Naciones Unidas, por haber sido establecido este gobierno con la ayuda de las potencias del Eje y porque en razón a su origen, naturaleza y historia e íntima asociación con los Estados agresores, no reune las condiciones necesarias para justificar su admisión.[3] A esto hay que añadir que durante la guerra civil el bando franquista recibió apoyo logístico por parte de los alemanes y trás ganar la guerra contra los republicanos permaneció en el poder. Los motivos expuestos dieron paso a un largo período de aislamiento. Calvo Sotelo refleja esta dramática realidad con la siguiente frase: “La historia de nuestra política es la historia de nuestras frustraciones; nos vemos sistemáticamente excluidos de de los estructuras nuevas en las que Europa se organiza.[4] Una de las sanciones más duras fue la retirada de todos los embajadores occidentales en España. Esto se decidió el 12 de diciembre de 1946 an la Asamblea general de las Naciones Unidas en Nueva York[5].

II.2. El Plan Marshall

Trás la segunda guerra mundial Europa quedó completamente arrasada. Aquello que no quedó destruido en los países agresores fue tomado en propiedad por los países aliados. Para alcanzar el objetivo de una Europa unida y autosuficiente era necesario reconstruir las infrastructuras básicas. El Plan Marshall se concibió para reactivar el continente. Para los objetivos de reconstrucción era necesaria la creación de un organismo que optimizase la distribución de las medidas económicas. Nos referimos a la OECE (Organización Europea de Cooperación Económica), pero España quedó excluida del Plan por las razones antes argumentadas. Esto fue naturalmente una importante desventaja técnica y económica[6]. Tuvieron que pasar once años hasta que se dió luz verde a la entrada de España en la OECE.

II.3. El Consejo de Europa

Desde el punto de vista político en mayo de 1949 tuvo lugar la creación del Consejo de Europa, formado por todos los Estados democráticos. España no pudo cumplir las condiciones necesarias para la adhesión. Éstas eran ante todo el “reconocimiento de los principios de la primacía del Derecho y que toda persona situada bajo su jurisdicción debe gozar de los derechos del hombre y de las libertades fundamentales.[7]

II.4. Resumen económico - político hasta 1957

Como se observa comenzó para España trás la segunda guerra mundial un período de desolación, provocado sobre todo por el modo de gobierno antidemocrático implantado por el General Franco. La exclusión del Plan Marshall así como del Consejo de Europa fueron el inicio de una larga lista de exclusiones del Estado español en el panorama internacional. Estas fueron: la OTAN, la UEO (Unión Europea Occidental), la CECA (Comunidad Europea de Carbón y Acero), la CEEA (Comunidad Europea de Energía Atómica) y la CEE (Comunidad Económica Europea)[8].

III. El largo camino de España a la “Casa Europea“ desde 1957 hasta 1986

Este largo período que va desde 1957 hasta 1986 puede dividirse en dos etapas: el período comprendido entre 1957 y 1975 y el período comprendidio entre 1975 y 1986, divididos por la muerte de Franco en el año 1975 y el comienzo de la Transición.

III.1. El período comprendido entre 1957 y 1975

III.1.1. Los Tratados de Roma 1957

Es posible que los intereses de la España franquista para ingresar en la Europa de “los Seis“ no eran muy grandes pero lo más tarde en 1957, más concretamente con la transformación de la CECA, la CEEA y la CEE en la CE por los Tratados de Roma, quedó claro que era necesario aprovechar la oportunidad de entrar a formar parte al menos desde el punto de vista económico, sobre todo por el hecho de no haber recibido las ayudas financieras del Plan Marshall. Esta necesidad también se expresa en la siguiente frase: “Al valorar benefícios políticos y económicos el español de la época tal vez mostraba un ligero escepticismo ante los políticos, mientras que la economía le abría un mayor margen de esperanza.[9] Esto se materializó en la creación de la Comisión Internacional para el Estudio de las Comunidades Económicas y Atómicas Europeas (CICE). Esta comisión tenía como objetivo analizar las repercusiones del funcionamiento de la CE para España.[10]

III.1.2. El Plan de Estabilización, 1959

La única posibilidad de España para no quedar económicamente apartada del resto de Europa era iniciar un proceso de apertura que acabase con el período de Autarquía. Franco tuvo que abrir paso a las importaciones o al menos relajar la política autárquica para recibir un trozo del “pastel europeo“. Esto se consiguió con la adhesión de jóvenes políticos pertenecientes al grupo político de Opus Dei en la política española, los llamados tecnócratas con una visión mucho más europeista. Estos tecnócratas asumieron el labor de acabar con el aislamiento español.[11] Su función era extremadamente importante para las negociaciones con la CE. Esta nueva generación era un credencial para la credibilidad de la política económica española. El 20 y 21 de julio de 1959 finalmente se decidió por el Decreto-ley 10/1959 la apertura económica española al resto del continente. El Plan de Estabilización tenía como objetivo liberalizar la economía española y dar paso a los intercambios comerciales.[12] Esta necesidad también muestra la siguiente frase: “Allthough Portugal and Spain became only in 1986 full members of the EEC, the Common Market has been of prime importance for them for a long time.[13] Después de once años de autarquía por fin España entró a formar parte de la OECE el 21 de julio de 1959. “España entraba, con todos los honores, en la OECE. Es cierto que se habían desvanecido los dólares y ayudas a la reconstrucción de Europa, sin efectos retroactivos para España. Pero política y económicamente fue fundamental nuestra entrada en el primer foro europeo de consulta y cooperación económica.[14] Así concluye el primer paso de la entrada de España en Europa. Puntos importantes del Plan de estabilización eran “la devaluación de la peseta, la introducción de un tipo de cambio único, más políticas monetarias y fiscales de signo restrictivo y una liberalización de los controles de precios y de los restricciones al comercio“.[15] El proceso de apertura y el crecimiento económico unido al buen funcionamiento de la economía mundial durante los años sesenta propició mayor confianza de los países europeos en las posibilidades de España. Para equilibrar la crónicamente deficitaria balanza comercial eran especialmente importantes tres fuentes de ingresos: el turismo, el aumento de las inversiones extranjeras y las remesas de los emigrantes.[16] De esta forma España se preocupó de demostrar al resto de Europa su potencial y sus capacitades. Hasta 1970 el acontecimiento más importante fue el nombramiento del primer embajador español de la Comunidad Europea (ante la Corte Belga). De esta forma dió un paso importante en sus objetivos de integración.

[...]


[1] Curchill, Winston; en: Thiel, Elke: Die Europäische Union; página 11

[2] Wilke, Hans-Jürgen: Die Europäische Union; página 3

[3] Bassols, Raimundo: España en Europa; Historia de la adhesión a la CE 1957 - 86; página 8

[4] Leopoldo Calvo Sotelo; en: Bassols, Raimundo: España en Europa; página XII

[5] Bassols, Raimundo: España en Europa; página 11

[6] Ibid.; página 13

[7] Ibid.; página 17

[8] Ibid.; página 24

[9] Bassols, Raimundo; España en Europa; página 5

[10] Ehrke, Michael; en: Sieghart, Felix: España en Europa - Europa en España; página 32

[11] Bassols, Raimundo: España en Europa; página 27

[12] Bassols, Raimundo: España en Europa; página 28

[13] Donges, Jürgen/Schatz, Werner: The Iberian Countries in the EEC - Risks and Changes for their Manufacturing Industries; en: Yannopoulos, George N.: European Integration and the Iberian Economies; página 254

[14] Bassols, Raimundo: España en Europa; página 14

[15] de la Dehesa, Guillermo: Las Reformas Políticas y Económicas de la España Contemporanea; en: de la Dehesa, Guillermo: Lecturas de la Política Económica Española; página 35

[16] Álvarez-Miranda, Berta: El Sur de Europa y la Adhesión a la Comunidad; página 322

Details

Seiten
23
Jahr
2002
ISBN (eBook)
9783638168069
ISBN (Buch)
9783638948951
Dateigröße
568 KB
Sprache
Spanisch
Katalognummer
v10357
Institution / Hochschule
Universität Passau – Lehrstuhl für romanische Literaturen und Kulturen
Note
2,3
Schlagworte
Spanien España spanische Gesellschaft sociedad española Europäische Union Union Europea consensos conflictos europäische Integration integración europea Plan de Estabilización Franco

Autor

Teilen

Zurück

Titel: El proceso de la integración europea de España