Lade Inhalt...

Los elementos neofantásticos en el cuento “Carta a una señorita en París” de Julio Cortázar

Seminararbeit 2008 13 Seiten

Romanistik - Spanische Sprache, Literatur, Landeskunde

Leseprobe

Índice

1. Introducción

2. La literatura neofantástica

3. El cuento Carta a una Señorita en París
3.1 Resumen del cuento
3.2 Análisis del cuento desde el punto de vista de la literatura neo- fantástica

4. Conclusión

Bibliografía

1. Introducción

Al ser confrontado con el concepto de “Literatura Fantástica“, legos la definirán como la literatura que trata de monstruos, sílfides, mundos diferentes, magia y todo tipo de lo sobrenatural y lo increíble. Esta idea corriente de lo fantástico se ha piloteado por la reciente popularidad de obras como El Señor de los Anillos o Harry Potter, que ambas fueron grandes sucesos tanto en la versión literaria como en la cinemática.

A pesar de esto, la literatura fantástica cuenta con una larga tradición literaria, también y sobre todo en Latinoamérica, aunque este tipo de literatura no tiene mucho que ver con la definición recién dada. Pero ¿qué es precisamente lo fantástico? ¿Pertenecen a este genero obras como por ejemplo El Señor de los Anillos desde un punto de vista científico? ¿Dónde están sus límites y cuáles son los temas fantásticos?

El presente trabajo quiere contestar estas preguntas basándose en el autor argentino Julio Cortázar y especialmente en su cuento Carta a una señorita en París. Por el hecho que el autor mismo denominó sus obras como fantásticas sólo “por falta de mejor nombre”[1], también será necesario aclarar hasta qué punto se puede aplicar el concepto de lo “neofantástico” a ellas.

Para conseguir esta meta primero intentaré encontrar criterios para una clasificación de obras neofantásticas y luego los aplicaré al cuento Carta a una señorita en París así interpretándolo.

2. La literatura neofantástica

A pesar de las dificultades ya descritas en la definición de la literatura fantástica, la teoría del filólogo búlgaro Tzvetan Todorov logra encontrar criterios de demarcación por lo cual se la considera como una de las teorías más influyentes en el estudio de este género.

Para Todorov, lo fantástico es debido al momento de la indecisión del recipiente (como reacción ante los acontecimientos de lo contado), es decir que el lector se ve obligado a enfrentarse con el problema si se trata de un acontecimiento real o irreal (por supuesto en el contexto ficticio). Una condición previa para esto es que este acontecimiento no se puede explicar por las leyes naturales. Además la incertidumbre se debería compartir con el protagonista, aunque esta condición puede quedar no realizada. Tercero, el texto no se debe interpretar ni de una manera poética ni alegórica.[2] El texto potencialmente fantástico así se encuentra en el margen entre dos géneros.[3] Pues si las leyes de la realidad se mantienen intactas, se transforma en lo gótico o si tienen validez nuevas leyes que aclaran el fenómeno que produce la incertidumbre, la obra se transforma en lo maravilloso.

Así Todorov determina la primera condición de lo fantástico. Normalmente un individuo se orienta por hechos determinados por las leyes naturales y no los cuestiona. Pero de repente esta realidad supuestamente objetiva se pone en duda por un acontecimiento aparentemente sobrenatural causando así un conflicto en el receptor. Por la confusión y las dudas que así surgen, este se ve obligado a tomar la decisión si el hecho podría ser un componente de la realidad.

Estas características sí se pueden aplicar a muchos cuentos de Cortázar. Sin embargo, los cuentos de Cortázar son diferentes de lo “fantástico clásico” de autores como Poe, porque aquí hay una nueva perspectiva - una que no se basa en una percepción racional sino que se compone de puntos de vista múltiples y subjetivos. Por eso, se ofrece la noción de “lo neofantástico”, que no está en oposición a lo real, sino que aspira a entrar en varios niveles de la realidad.[4] Lo natural y lo sobrenatural aquí se acumulan a un nuevo orden más alto. Este paso de fronteras se basa en metáforas que forman sus propias reglas y leyes. Crean símbolos que muestran un elemento de la borrosidad y que se niegan a una clasificación, explicación o interpretación univoca.[5] Estas metáforas son la clave para una interpretación y se debe intentar descifrar sus reglas de funcionamiento. Gatzemeier ha desarrollado una estructura básica para hacerlo:

1. Representación de la constelación de un orden vigente por medio de la constitución del espacio
2. Clasificación de los individuos actuantes, especialmente del narrador, en esta constelación
3. Ruptura del orden establecido por la penetración de elementos fantásticos
4. Resolución de la situación conflictiva en el nivel del nuevo orden que se está constituyendo, es decir teniendo en cuenta los elementos fantásticos[6]

Este modelo se puede aplicar a muchos cuentos fantásticos y se aplicará también al cuento Carta a una señorita en París, que interpretaré mas abajo.

[...]


[1] cf. Cortázar 1994, vol. 2, p. 368

[2] cf. Todorov 1992, p. 25-33

[3] cf. ibid., p. 40

[4] cf. Gatzemeier 1998, p. 304

[5] cf. ibid., p. 305

[6] cf. ibid., p. 312

Details

Seiten
13
Jahr
2008
ISBN (eBook)
9783640107827
ISBN (Buch)
9783640109647
Dateigröße
434 KB
Sprache
Spanisch
Katalognummer
v112128
Institution / Hochschule
Rheinisch-Westfälische Technische Hochschule Aachen – Institut für interkulturelle Studien - Fachbereich Romanistik
Note
1,0
Schlagworte
París” Julio Cortázar literatura neofantástica neofantástico Carta a una señorita en París cuento corto

Autor

Zurück

Titel:  Los elementos neofantásticos en el cuento “Carta a una señorita en París” de Julio Cortázar