Lade Inhalt...

¿Cómo se desarrolla el pícaro a lo largo de su itinerario? – Análisis comparativo entre Guzmán de Alfarache y Felix Krull

Hausarbeit 2008 19 Seiten

Romanistik - Spanische Sprache, Literatur, Landeskunde

Leseprobe

Inhaltsverzeichnis

1. INTRODUCCIÓN

2. LOS ORÍGENES DE LA NOVELA PICARESCA - LA FORMACIÓN DE UN GÉNERO

3. GUZMÁN DE ALFARACHE Y FELIX KRULL COMO NOVELAS PICARESCAS

4. LOS VIAJES DE GUZMÁN Y FELIX
4.1 Predisposición Pícara y la salida de casa
4.2 El itinerario seguido por Guzmán
4.2.1 Guzmán en Madrid y el despertar del picaro
4.2.2 Guzmán y el “ determinismo ambiental”
4.2.3 Guzmán en Italia
4.3 El itinerario seguido por Felix
4.3.1 Felix como observador de la sociedad
4.3.2 Las continuas transformaciones de Felix
4.4 El final del viaje

5. CONCLUSIÓN

6. BIBLIOGRAFÍA

¿Cómo se desarrolla el picaro a lo largo de su itinerario? - Análisis comparativo entre Guzmán de Alfarache y Felix Krull

1. Introducción

La novela picaresca tiene sus orígenes en España con el Lazarillo de Tormes, reconocida como la primera novela picaresca, escrita en el año 1554 y publicada simultáneamente en Amberes, Burgos y Alcalá de Henares.1 Varias novelas de este tipo se publicaron después, entre las cuales La vida de Guzmán de Alfarache, atalaya de la vida humana de Mateo Alemán es una de las más conocidas. Su primera parte fue publicada en 1599 y la segunda en 16042. Pero la novela picaresca no sólo tuvo éxito en España sino que también se proyectó a Europa a lo largo de los siglos siguientes hasta nuestros días. De hecho, una serie de novelas alemanas puede insertarse también en esta clase literaria como, por ejemplo, el famoso Die Bekenntnisse des Hochstaplers Felix Krull de Thomas Mann, publicado en 1954.

En el presente trabajo los mencionados Guzmán de Alfarache y Felix Krull constituirán la base de un estudio comparativo: por medio de estas dos novelas se discutirá cómo los protagonistas desarrollan su carácter picaro a lo largo de sus viajes. Tanto Guzmán como Felix viajan o vagan de una ciudad a otra. Se pretende asimismo analizar los motivos de sus viajes y tratar también el tema del viaje como rasgo propio de la novela picaresca.

Se plantea en primer lugar la cuestión general de una definición del género así como de los rasgos que lo caracterizan, los cuales se presentarán en el capítulo segundo. Después de esta parte inicial, el enfoque se centrará en las novelas de Mateo Alemán y de Thomas Mann. Se pretenderá justificar primeramente que se trata de novelas picarescas (cap. 3) para pasar después a analizar en la parte más extensa de este trabajo (cap. 4) la trayectoria del picaro y el desarrollo de su personalidad a lo largo del viaje en ambas novelas.

2. Los orígenes de la novela picaresca - la formación de un género

El Lazarillo de Tormes es considerada a menudo la primera novela picaresca de España y al mismo tiempo de Europa.3 Para mantener esta afirmación conviene preguntarse cuáles son los rasgos fundamentales que el autor anónimo del Lazarillo introduce. Según Espasa4 el género de la novela picaresca puede definirse por tres características: "[...] se trata de historias autobiográficas, hay un relato de las penalidades sufridas por un individuo y el deseo de cambiar de clase." Pero esta definición parece insuficiente si se atiende a la mucha diversidad que muestran las novelas consideradas picarescas, circunstancia que hace patente que éste es un "género en constante transformación y construcción a partir de unas narraciones creadoras iniciales"5. Parece claro que Lazarillo es la primera de estas "narraciones creadoras iniciales"; Más cuestionable es que el Lazarillo se pueda considerar el prototipo de la novela picaresca: "[...] es particularmente significativo el hecho de que se excluya, en ocasiones, de la picaresca el relato fundacional de la misma, esto es, el Lazarillo, lo cual [es] muestra de lo caótico que parece ser este género narrativo."6 El largo período transcurrido entre la aparición del Lazarillo y la del Guzmán hace difícil hablar de unidad genérica7. Por otra parte, se constata que "Guzmán es infinitamente superior a Lázaro como picaro, como trampeador, como individuo capacitado para sobrevivir con su mero ingenio aun en las más adversas circunstancias. De hecho el Guzmán de Alfarache [...] fue denominado el Picaro por definición, no el Lazarillo de Tormes."8

De esta afirmación se deduce que el género no nace antes de la creación del Guzmán y, aunque "el Lazarillo [...] fraguó el esquema estructural básico e inició la configuración del personaje", tenemos que destacar que "Guzmán de Alfarache [...] completó el primero [el esquema estructural] y definió en buena medida el antihéroe."9 Como intento de una definición que supera las características mencionadas en Espasa, se puede resumir el trabajo de Rey Hazas10, que se concentra en el carácter y el comportamiento del picaro: el picaro es un antihéroe de procedencia incierta o por lo menos pobre, en todo caso, innoble. Por su afán de libertad y de ascenso social vaga por el mundo encontrándose con malas compañías que representan la sociedad y que, en realidad, le son totalmente adversas. Esta influencia externa hace que el picaro se convierta en un delincuente que pasa de la inocencia a la malicia.

En cuanto a las características formales, Rey Hazas destaca como rasgo capital la narración autobiográfica desde una perspectiva única de la realidad. Esta narración hace posible también el diálogo con el lector como se observa a menudo en el Guzmán. Dado que la narración transcurre desde la niñez hasta la edad adulta, existe una evolución temporal o más bien un dualismo temporal entre la actualidad y la historia que se cuenta. Las novelas picarescas tienen una organización episódica que está subordinada a un "eje ordenador", un núcleo temático que, en el caso del Guzmán, es su conversión11. Un rasgo típico es que el picaro sirva a varios amos durante un largo viaje. Esta actitud ante el viaje y el itinerario seguido por el picaro constituirán el núcleo de un estudio comparativo entre el Guzmán de Alfarache y el Felix Krull.

3. Guzmán de Alfarache y Felix Krull como novelas picarescas

En el capítulo 2 se han enumerado unos rasgos primordiales de la novela picaresca sobre la base del trabajo de Rey Hazas referido a la picaresca española, es decir a la picaresca original. Al analizar el Guzmán efectivamente se pueden observar las características esenciales de la picaresca. Guzmán nos cuenta su historia de forma autobiográfica empezando por su niñez y llegando hasta el momento actual de la narración: Guzmán se encuentra cumpliendo condena en galeras, reconoce sus delitos y muestra arrepentimiento por ellos. Esta situación hace que Guzmán hable con un tono moralizante y se dirija muchas veces al lector para advertirle. Se relatan episodios sobre los acontecimientos que le han ocurrido y las consecuencias que éstos conllevan. Por lo tanto, considerando las características formales y semánticas esenciales, se puede concluir que Guzmán de Alfarache es una novela picaresca típica. No obstante, es preciso señalar que los rasgos aducidos no aparecen en todas las novelas picarescas en la misma medida.

Felix Krull también narra la historia de su vida hasta el momento en que se encuentra en un presidio. La diferencia más ostensible con Guzmán es que Felix no se arrepiente ni da consejos moralizantes al lector. Los episodios de la vida de Felix lo llevan de su pueblo natal a Francfort y después a París y Lisboa mientras ejerce diferentes empleos en el sector de servicios. Con estos presupuestos ya tenemos una base picaresca. Una comparación entre Guzmán de Alfarache y Felix Krull se justifica en la siguiente cita:

"Es kann [...] nicht überraschen, daß die Kritiker und Interpreten zahlreiche inhaltliche und formale Übereinstimmungen zwischen den Bekenntnissen des Hochstaplers Felix Krull und älteren Beispielen der Gattung Schelmenroman konstatieren konnten."

Queda claro, pues, que Felix lleva a cabo "Mittel[n] der List, des Betruges und des Diebstahls"12 y cumple así la típica imagen de un picaro con su "parasitären Verhältnis zur Gesellschaft"13. Con respecto al nivel formal, la novela de Thomas Mann entra dentro del esquema de las novelas picarescas por su organización episódica:

"[...] treibt es ihn [el picaro] unstet durch die Welt, von einem Schelmenstück zum nächsten. Er wechselt die Rollen mit den Milieus, die er durchläuft, und wird zum Diener vieler Herren. Felix Krulls Wanderleben, das ihn von Frankfurt nach Paris und Lissabon führt [...], fügt sich ganz in dieses episodische Erzählschema."14

Esta cita alude ya al aspecto del viaje, el "Wanderleben", que se analizará a continuación.

4. Los viajes de Guzmán y Felix

"Conforme a su género el Guzmán de Alfarache es una novela de ciudades."15 Siguiendo esta afirmación de Márquez Villanueva, pretendo analizar la importancia de las ciudades dentro de la novela picaresca y, en concreto, el significado de los viajes de los picaros Guzmán y Felix. Se plantean entonces varias preguntas: ¿Cuál es el papel desempeñado por las ciudades? ¿Por qué el picaro tiene que viajar? Y finalmente, ¿cómo se desarrolla el carácter picaro a lo largo del itinerario?

[...]


1 Neuschäfer, Hans-Jörg (Ed.) (2006): Spanische Literaturgeschichte, Stuttgart, pp. 134s.

2 Rey Hazas, Antonio (1990): La novela picaresca, Madrid, p. 38.

3 Neuschäfer, Spanische Literaturgeschichte, 134s.

4 Bregante Otero, Jesús (2003): Diccionario Espasa literatura española, Madrid, p. 743.

5 Rey Hazas, Picaresca, 12.

6 Ibid., 8.

7 Neuschäfer, Spanische Literaturgeschichte, 134.

8 Rey Hazas, Picaresca, 10.

9 Ibid., 14.

10 Ibid., 20-31.

11 Ibid., 40-44.

15 Márquez Villanueva, Francisco (2002): "Sevilla y Mateo Alemán", Atalayas del Guzmán de Alfarache, Sevilla, p. 45.

Details

Seiten
19
Jahr
2008
ISBN (eBook)
9783640363018
ISBN (Buch)
9783640363346
Dateigröße
604 KB
Sprache
Spanisch
Katalognummer
v130693
Institution / Hochschule
Universität zu Köln – Romanisches Seminar
Note
1,3
Schlagworte
Análisis Guzmán Alfarache Felix Krull

Autor

Zurück

Titel: ¿Cómo se desarrolla el pícaro a lo largo de su itinerario? – Análisis comparativo entre Guzmán de Alfarache y Felix Krull