Lade Inhalt...

El realismo mágico en la literatura latinoamericana

Con el ejemplo de "Cien años de soledad" de Gabriel García Márquez

Seminararbeit 2008 18 Seiten

Romanistik - Spanische Sprache, Literatur, Landeskunde

Leseprobe

Índice

1 Introducción

2 La aparición del término realismo mágico y el ensayo de una definición

3 Representantes importantes de Latinoamérica

4 Rasgos característicos de la literatura del realismo mágico
4.1 Mezcla entre ficción y realidad
4.2 Respecto a la realidad latinoamericana
4.3 El lenguaje

5 El realismo mágico en Cien años de soledad de Gabriel García Márquez
5.1 Breve resumen del argumento
5.2 Respecto a la biografía de Gabriel García Márquez
5.3 Los cuatros fases de la historia ficticia y de la historia colombiana
5.4 El tiempo lineal y el tiempo circular
5.5 Elementos mágicos

6 Conclusión

7 Bibliografía

1 Introducción

Este trabajo está dedicado a la corriente literaria del realismo mágico y sus rasgos característicos en la novela latinoamericana, basado en la obra Cien años de soledad del galardonado premio nobel Gabriel García Márquez. Voy a empezar con la historia de la aparición del término y su camino de Europa a Lationoamérica. Despúes voy a tratar de resumir las distintas definiciones del tema que han sido discutidas por diversos literarios. Por supuesto no debe faltar la mención de los representantes más importantes del realismo mágico en los países latinoamericanos. Partiendo de la definición del término, voy a nombrar los rasgos característicos que se pueden encontrar en las obras consideradas como pertenecientes a la corriente del realismo mágico.

En la segunda parte de mi trabajo quisiera centrarme en la obra Cien años de soledad de Gabriel García Márquez, la cual es considerada como novela de carácter modelo de la literatura del realismo mágico. Voy a enfocar la novela en cuanto a los rasgos característicos del realismo mágico que se pueden encontrar en el libro. Aunque se ofrecería un análisis literario, no es posible ahondar en esta temática en un trabajo cultural de ese volumen. El objetivo del trabajo consiste más bien en dar al lector una breve panorámica sobre la historia, la definición y los representantes más importantes de la corriente, quedándose sobre todo en el terreno de la literatura latinoamericana con el ejemplo de Cien años de soledad. Aparte de la obra primaria, me han servido como literatura secundaria sobre todo los libros de Scheffel, Leal, Mena y Strausfeld.

Cuando tratamos el tema del realismo mágico, siempre hay que tener en cuenta la problemática del término que surge de las palabras implicadas. ¿Qué significa realismo, real? Aunque parece una idea fija y objetiva se trata más bien de una noción subjetiva, percibida de manera distinta por diferentes personas. Lo que unos consideran ya como algo mágico, como algo que no puede ser verdad, representa para los escritores simplemente acontecimientos de la vida cotidiana en Lationamérica. Alejo Carpentier destaca esa problemática cuando menciona que todo eso “a lo que llamamos ´realidad` no es sino una construcción mental variable de una época a otra, de acuerdo con la concepción del mundo imperante en cada una de ellas”[1]. Scheffel asimismo subraya: “Die Häufigkeit seines Gebrauches steht im umgekehrten Verhältnis zur Klarheit seiner Bedeutung”[2]. Cuando hablamos de la corriente literaria, siempre hay que tenerse en cuenta esta problemática que existe en cuanto al término.

2 La aparición del término realismo mágico y el ensayo de una definición

El término realismo mágico aparece por primera vez en los años veinte del siglo XX. En el contexto de una exposición de arte en Mannbeim, el alemán Franz Rob, crítico de arte, lo usa en el año 1923 describiendo unas obras expresionistas del pintor alemán Karl Haider. Utiliza el término para describir un movimiento en el arte que releva el basta entonces dominante expresionismo. Rob lo considera como sinónimo del término ‘postexpresionismo’ para dar nombre a una nueva época en la pintura que todavía bace referencia al expresionismo, pero sin embargo crea algo nuevo[3]. Podemos ver que la expresión realismo mágico no viene originariamente de la literatura sino que nació en el terreno de la pintura. El libro que se refiere a esta temática publicado por Rob en el año 1925 con el título Nach-Expressionismus (Magischer Realismus) es traducido al español dos años más tarde[4]. Independientemente del uso de Rob, el italiano Massimo Bontempelli utiliza el mismo término con un trasfondo bastante diferente: en otoño del año 1926 funda la revista ‘900’ (novecento) con orientación a temas literarias y con escritores internationalmente estimados como James Joyce o Georg Kaiser. El escritor italiano publica una serie de revistas dedicadas a la literatura de principios del siglo XX. Finalmente titula realismo mágico a los tomos que tratan sobre esta corriente. Es interesante que la búsqueda de un término adecuado para esta forma literaria se baya producida a través de la pintura del mismo modo que en el caso de Rob. Igual que Rob, Bontempelli destaca la paradoja entre el registro minucioso y el mundo que bay delante de las cosas, el del sobrenatural como rasgo característico de esa forma de pintura[5]. El término marcado de Rob y Bontempelli ejerce bastante pronto una gran fuerza de atracción casi ‘mágica’ sobre artistas y científicos de todo el mundo.

Abora sabemos en todo caso cuando el concepto realismo mágico se ba formado, si bien queda irresuelto quién fue el primero en inventar el término renovador. De todos modos, denota una corriente en la pintura y literatura que se ba desarrollado en los años veinte del siglo XX.

No obstante, cuando bablamos de la cultura bispanoamericana, nos interesa más el becbo de cómo el realismo mágico se ba extendido por Latinoamérica: después de baber surgido como forma literaria en los años veinte en las tertulias culturales de Europa (sobre todo en Alemania, Italia y en el flamenco, después circula por París y España), aparece también en Latinoamérica donde su influencia cobra importancia muy pronto. Ya en el año 1927, Rob publica en extracto su estudio sobre el postexpresionismo bajo el título realismo mágico en la revista latinoamericana Revista del Occidente editada por Ortega y Gasset, “zu dieser Zeit eines der wichtigsten geistigen Bindeglieder zwischen den Kulturen Lateinamerikas und Europas[6]. A continuación el término entra en los círculos intelectuales porteños donde se discute intensamente. No tarda en aplicarse a la literatura, primero a autores europeos como Franz Kafka, Jean Cocteau o Massimo Bontempelli. El último está en contacto con Arturo Uslar Pietri quien aplica la fórmula europea del realismo mágico en su obra Letras y hombres de Venezuela como primer escritor latinoamericano. Describe el fenómeno de manera siguiente:

Lo que vino a predominar en el cuento y a marcar su huella de una mañera perdurable fúe la consideración del hombre como misterio en medio de los datos realistas. Una adivinación poética o una negación poética de la realidad. Lo que falta de otra palabra podría llamarse un ´realismo mágico`. [7]

Con esa obra se introduce definitivamente la noción en la cultura lationamericana si bien la definición queda poca clara. Otra persona que juega un papel importante en cuanto al viaje del realismo mágico de Europa hasta Latinoamérica es Jorge Luis Borges, quien traduce en aquella época los cuentos de Franz Kafka[8]. Debido a Borges como “pathfinder and moving spirit”[9] se desarrolla un grupo de escritores como María Luisa Bambal, Silvina Ocampo o Adolfo Bioy Casares quienes, según Flores, parecen fundar el núcleo de un movimiento de escritores de Cuba, México, Ecuador, Chile, Uruguay y Argentina y cuyos representantes más concidos son Juan Rulfo, Vicente Huidobro, Ernesto Sábato y Julio Cortázar. Todos tienen todos en común “the same preocupation with style and the same transformation of the common and the everyday into the awesome and the unreal”[10]. En este contexto Scheffel subraya que el realismo mágico nunca ha sido un concepto programático para los autores latinoamericanos como lo fue en Europa sino que la mayoría de los autores ponen su obra bajo el título del realismo mágico sólo después de haberla escrito.[11]

Hablando de la aparición del concepto de realismo mágico en Latinoamérica tampoco debe faltar la mención de Alejo Carpentier, quien en el prólogo de su obra El reino de este mundo define su escritura inventando el concepto de lo real maravilloso. Se puede decir que la diferenciación de los dos términos refiriendóse a los elementos mágicos, respectivamente maravillosos en la literatura latinoamericana, queda una pregunta irresuelta y no va a ser respondida en este trabajo. Mientras que muchos científicos consideran las dos expresiones como dos posibilidades para explicar un sólo significado, Carpentier él mismo, a pesar de sus semejanzas con el realismo mágico de Gabriel García Márquez, no se considera perteneciente a él. De todos modos, se puede resumir que gracias a las obras de un grupo de escritores latinoamericanos contemporáneos en los años sesenta y setenta se estableció una nueva tendencia narrativa hispanoamericana entre 1950 y 1970 que fue la base para lo que posteriormente se conoció como realismo mágico. Asturias lo definió en forma siguiente:

Entre la realidad, que propriamente la deberíamos llamar la ‘realidad real’ y la realidad mágica, como la gente la experimenta, hay une tercera realidad, y esa realidad (...) es el resultado de la fusión de estos dos elementos, lo que podiamos llamer el “realismo mágico”[12]

Tenemos que añadir la problemática que hay con respecto a la diferenciación entre el realismo mágico y el surrealismo, dos conceptos que a muchos puedan parecer casi similiares. Leal definó el realismo mágico primeramente ex negativo para separarlo de otras corrientes. Según sus palabras, el realismo mágico no se vale como el sobrerealismo de motivos oníricos; tampoco desfigura la realidad o crea mundos imaginados, como lo hacen los que escriben literatura fantástica o ciencia ficción; (...) el realismo mágico no es, tampoco, una literatura mágica. Su fin no es, como el de la magia, el de suscitar emociones, sino el de expresarlas.[13]

Se trata “de descubrir lo que hay de misterioso en las cosas, en la vida, en las acciones humanas.”[14].

Un acontecimiento importante en la historia del término en la cultura hispanoamericana es el 16. “Congreso internacional de Literatura Iberoamericana” en la Michigan State university que se dedicaba al tema “Fantasía y realismo mágico en Iberoamérica”. Los participantes discuten la historia del término, su camino por Lationamerica, citan Bontempelli y Roh, para entonces tratar de juzgar el fenómeno con la ayuda de las aproximaciones que ya existen.[15] Aunque este congreso marca un acontecimiento importante para la investigación en cuanto al realismo mágico, se pudo ver que existen bastantes aproximaciones diferentes al término, es decir que, el congreso ha subrayado otra vez que la definición queda algo difusa y que no se puede simplemente transmitir un concepto de la cultura europea a la de Latinoamérica. A pesar del congreso y el forcejeo de muchos científicos con el fenómeno del realismo mágico, el término ofrece una noción poca clara; rodeado de “una atmósfera de sospecha y nebulosidad” como dijo Inés Mena durante el congreso, debido al hecho de que “cada crítico proporcione su propia teoría”[16].

Sin embargo, hay algo en que casi todos los literarios, escritores y científicos están conformes, y es el hecho de que el fondo de la realidad latinoamericana crea una condición especial para la literatura del realismo mágico y, como consecuencia, no se puede aplicar la fórmula europea de manera igual a la literatura latinoamericana[17], como ya se ha comentado. Según las palabras de Alejo Carpentier, el realismo mágico, o como él lo llama, lo real maravilloso, forma parte de la realidad latinoamericana y de las experiencias cotidianas. Describe la historia de Latinoamérica como nada más que “una crónica de lo real maravilloso”[18]. Aquella definición implica otra vez el hecho de que hay una obvia diferencia entre el realismo mágico europeo y latinoamericano.

En resumen, la época de los años sesenta y setenta es considerada como la culminación de la creación del realismo mágico y es llamada el boom de la novela latinoamericana.

3 Representantes importantes de Latinoamérica

Aparte de Gabriel García Márquez, hay multitud de escritores importantes del realismo mágico. Aquí solo puedo dedicarme a unos cuantos de ellos. El autor guatemalteco Miguel Angel Asturias (1899- 1974) es considerado como el „padre del realismo mágico” con su obra Hombres de maíz. En la novela reina una mezcla de mitos indígenas y datos o hechos reales de la cultura y la historia de Latinoamérica. La novela trata de las condiciones políticas y sociales que reinan allí, narradas desde el punto de vista de los indígenas. Él mismo dijo una vez sobre su obra:

El surrealismo de mis libros corresponde un poco a la mentalidad indígena, mágica y primitiva, a la mentalidad de esta gente que está siempre entre lo real y lo soñado, entre lo real y lo imaginario, entre lo real y lo que se inventa.[19]

Asturias recibió el Premio Nobel de Literatura en el año 1967. Ya hemos hablado del cubano Alejo Carpentier (1904-1980), quien con el prólogo de su obra El reino de ese mundo (1947) escribió un así llamado manifesto del realismo mágico, o más bien, como él lo llama, de lo real maravilloso.

[...]


[1] Valla, 1991, 42

[2] Scheffel, 1990, 1

[3] vgl. Scbeffel, 1990, 7

[4] vgl. Villanueva/ Vaña, 1991, 36

[5] vgl. Scbeffel, 1990, 15

[6] Scheffel, 1990, 41

[7] Pietri, Uslar. In: Scheffel, 1990, 42

[8] Flores, Angel. In: Scheffel, 1990, 43

[9] Ebd.

[10] Ebd.

[11] Scheffel, 1990, 41

[12] Ebd., 49

[13] Leal, Luis. In: Scheffel, 1990, 45

[14] Ebd.

[15] Scheffel, 1990, 47

[16] Ebd.

[17] Scheffel, 1990, 48

[18] Carpentier, Alejo. In: Scheffel, 1990, 48

[19] Rogmann, 1978, 224

Details

Seiten
18
Jahr
2008
ISBN (eBook)
9783640392858
ISBN (Buch)
9783640393152
Dateigröße
525 KB
Sprache
Spanisch
Katalognummer
v132930
Institution / Hochschule
Rheinisch-Westfälische Technische Hochschule Aachen – Romanistik
Note
1,3
Schlagworte
Cien Gabriel García Márquez

Autor

Teilen

Zurück

Titel: El realismo mágico en la literatura latinoamericana