Lade Inhalt...

¿Transición ejemplar y democracia en España?

Seminararbeit 2010 14 Seiten

Romanistik - Spanische Sprache, Literatur, Landeskunde

Leseprobe

ÍNDICE

Preámbulo 1

I. Introducción

II. 1. La Transición española - Definición, el PIB y “modélica”
2. El rey, la Constitución y la democracia
3. El Tribunal Supremo de España
¿Dónde se ha metido la justicia?
4. YouTube y Facebook. Una reunión de los fascistas
¿Un peligro para el porvenir?

III. Conclusión

IV. Bibliografía

„Democracy is the worst form of government - except for all those other forms, that have been tried from time to time."1 (Parte de una oración de Winston Churchills en las Cortes el 11 de noviemre de 1947).

Churchill define indirectamente con sus propias palabras la democracia como la mejor forma de gobernar un Estado de todos para el pueblo, dado que la democracia es regentada directamente y/o indirectamente por él.

I. La palabra democracia proviene del griego y está compuesta por las palabras demos (esp.: pueblo) y kratein (esp.: gobernar). Por lo tanto, significa el gobierno del pueblo.

Después de la antigüedad griega la primera unión democrática en el mundo fueron los Estados Unidos con su constitución política de 1776. Después de un corto renacimiento de las dictaduras a principios del siglo XX, en Europa el anclaje de las democracias empezó a darse comenzando del siglo IX con el fin de las Guerras Napoleónicas en 1815. Hoy en día hay un total de 85 Estados en el mundo que, oficialmente, se hacen llamar a sí mismo democráticos.

El contrario de la democracia es la dictadura. Esta es la forma de gobernar un Estado que deroga todos los derechos y libertades democráticas. El poder sobre un pueblo está en cabeza de sola una persona - el dictador - o un grupo reducido de gente.

Ya en la antigüedad Cicerón describió la dictadura como una Tyrannis la cual habría que ser evitada incondicionalmente. Con el fin de la segunda guerra mundial las formas poderosas de dictadura concluyeron en la mayoría del territorio europeo. Además de la República Democrática Alemana, Rusia y un par de Estados del este de Europa, la dictadura siguió siendo la forma de poder vigente. De los Estados de Europa occidental, España se presenta como ejemplo de sociedad que evidenció este fenómeno.

Con la muerte del dictador de España Francisco Franco2 en el año 1975 el régimen dictatorial se dio oficialmente por terminado. Los años siguientes fueron llamados la Transición. Una época que supuso una innovación en cuanto a la restructuración y orientación del poder para el pueblo español y, sobre todo, para sus políticos.

Oficialmente esa época se considera concluída. Sin embargo, hoy en día aún parece que siguiera existiendo. A causa de esa idea se hará un análisis en las próximas páginas de por qué el poder del dictador está aun presente y sigue viviendo en las cabezas no de todos, aunque sí de muchos españoles en la actualidad. Esta temática se abordará desde los siguientes puntos de vista: 1. La llegada al trono del rey de España al principio de la época de la Transición; 2. los políticos que siguen regentando en sus mismas posiciones de antes; 3. la substitución misteriosa del Supremo Cortés de España en 2010; y finalmente 4. encuentros de simpatizantes en redes sociales y plataformas de música y de vídeos en la red .

II. 1. Con la muerte del dictador Franco se dio por empezada la época de la Transición española. Si buscamos una definición de dicho periodo encontramos en el diccionario de la lengua española SALAMANCA la siguiente explicación “un poco antes de la muerte de Franco en 1975 hasta la proclamación de la nueva Constitución en 1978.”3 Por definición debería ser un periodo de la historia de España que culminó oficialmente el 6 de diciembre de 1978 con la ratificación de la nueva Constitución Española; o a más tardar con su puesta en vigor el 29 de diciembre de 1978.

Lo que se encuentra además es una“ Acción de pasar de un estado, situación o modo de ser otro distinto”4 Entonces, se la define como si fuera un hueco temporal que tiene un inicio y un fin. Sin embargo, tenemos que considerar que la situación no ha cambiado hasta ahora. El rey está vigente aun hoy en día: es la misma persona como ya antes de la era de Franco. El Partido Popular (PP) sigue siendo el mismo partido de antes. La mutación de su nombre de Alianza Popular (AP) a PP no cambia la opinión de los políticos ni la de sus electores. Siguiendo este orden de ideas notamos que la realidad difiere de la definición que dice de dicho periodo “ser otro distinto”5.

Así mismo, encontramos que la siguiente declaración sirve de crítica a la anterior definición: “Estado intermedio entre uno más antiguo y otro al que se llega en un cambio”6.

Más aún, y desde el punto de vista de la economía en España menciona Vincenç Navarro7 en un ensayo del 25 de marzo de 2010 que se lee en “unas (...) lecturas sesgadas (...) que la transición (...) fue modélica ”.8 Este “modélica” no es lo que la Transición fue, sino lo que España es, aún hoy en día, el país que tiene “un gasto social público como porcentaje del PIB más bajo de la UE-15”9, como aclara Navarro. Si la Transición hubiera sido “modélica” no habría resultado tan mal el gasto social público. El resultado no sería tan malo si la Transición y sus hombres de acción, es decir el rey y los políticos, hubieran calculado el gasto del país y los impuestos. La crisis está presente en España. Esto no sólo es un hecho de la crisis económica mundial sino también un resultado de la dictadura y la Transición en España. Los postfranquistas se quejaban de la introducción de los impuestos.

Además “modélica” significaría una transición con confrontación crítica con el pasado. Sobre todo, cronfrontación de los españoles. Sin embargo lo que ocurre es otra cosa. Aparte de unos políticos e historiadores como Vincenç Navarro, Alfredo Grimaldos Feito, Mariano Sanchéz Soler o Álvaro Soto no hay muchos españoles que confrontan críticamente la historia de España entre el Franquismo y la época actual. Quienes confrontan la historia de España provienen frecuentemente del extranjero.10 Si nos preguntamos cuál es el motivo de esto tenemos que considerar qué pasó fuera de las fronteras de España. En el caso de Alemania, por ejemplo, no hablamos de una transición por definición, sino de carácter “modélico”; ¿Por qué?

Primero, por la confrontación crítica. Existe una innumerable cantidad de material escrito sobre la dictadura nacionalsocialista, el cual no sólo fue producido por alemanes sino también por muchas otras personas de todo el mundo.

Segundo, en toda Alemania hay bastante lugares conmemorativos de los crímenes a las víctimas de la segunda guerra mundial. Sumado a lo anterior, el Estado federal alemán continúa pagando grandes sumas de dinero por concepto de indemnizaciones por daños y perjuicios a las víctimas.

Tercero, existe la confrontación crítica ya desde la escuela alemana en las clases de historia. Se explica con énfasis qué pasó en el periodo de la dictadura Nazi para que jamás se repita lo mismo. Sin embargo, ¡la gran diferencia radica en que se habla sobre la historia y sus crímines en Alemania! En España, por el contrario, no. Allí se calla. No hay mucha gente verdaderamente informada sobre los acontecimientos trágicos de esa época. Quízas haya gente que sepa lo que pasó, y ojalá que sea así, pero no muestran disponibilidad de hablar de lo sucedido ni mucho menos de confrontarlo.

Pero, nos debemos preguntar si la Transición fue verdaderamente una transición en sentido estricto, y por definición, considerada como un lapso entre la dictadura y la democracia. ¿El vicio de una época horrible está concluído para siempre por el hecho de una firma? Además, ¿los crímenes de aquel tiempo siguen aun impunes? Y, sobre todo, ¿todo esto pasó en 1978 y nunca hubo ningún manto de duda?

II.2. Para analizar esto tenemos que empezar a mirar hacia atrás en la historia en los 70s. Cuando salió a la luz que el Caudillo estaba enfermo y ya no le restaba tanto tiempo para vivir, proclamó por sí mismo en una oración en las Cortes de Madrid que Juan Carlos de Borbón y Borbón iba a ser su propio sucesor en el caso de que el primero muriera.

Por un lado esto habría significado que España volvería a su monarquía. No obstante, por otro lado, consignaba obstinadamente el dictador sin alguna opinión desde fuera su sucesor personal. Bajo ningún punto de vista fue esto una votación democrática sobre el gobierno del país y su pueblo. Por la definición mencionada más arriba sobre qué es un dictador, se puede definir el rey de España como el sucesor del dictador, es decir el segundo dictador vivo de España, detrás de una imagen pública, un prestigio, una máscara de democracia.

Además, los vicios del franquismo, es decir los fusilamientos, asesinatos, la crisis económica, etc., permanecen aun hoy en día presentes así sea por lo menos en la mente colectiva.

Quizás el signo se cambió para el pueblo español cuando su rey Juan Carlos se pronunció en favor de él en la mañana del 24 e febrero de 1981. Cuando se votaron a Leopolde Calvo-Sotelo el 23 de febrero - pasó a la historia como el 23-F - de 1981 para ser el nuevo presidente del gobiero, de repente Antonio Tejero atacó a la sala del parlamento en Madrid. Junto con unos hombres de la Guardia Civil Tejero tomó rehenes y disparó a todos lados en el parlamento.

Aunque este escenario duró más o menos 10 minutos, el rey necesitó casi 7 horas hasta que apareció ante la cámara en un programa de televisión. Así, demostró que iba a estar a favor de su pueblo y la democracia.

La firma en la nueva Constitución no es capaz de perdonar los pecados de los delincuentes; hay que buscar la forma de lograr justicia.

II.3. Para defender la justicia se necesita la mayoría de las veces un jurista. Si la discusión acaba para darle derecho a un partido sin un juez, bien. Sin embargo, algunas veces es necesario que un juez falle en un proceso.

Así fue en el caso del Juez Baltasar Garzón Real. ¿Cómo es posible destituir a un juez de un Tribunal que trabaja para defender la justicia humana? Vincenç Navarro dijo:

„Es comparable a que en Alemania el Partido Nazi (...) llevara a los tribunales al único juez que hubiera intentado llevar al régimen nazi a los tribunales por sus atrocidades, (...) presidido por un juez que había jurado lealtad al nazismo.“11

Un juez está para defender la justicia; está también para tomar decisiones y fallar en procesos. Pues bien, existen también casos en los que los jueces fallan de forma equivocada.

Destituir fue la manera en el caso del Juez Garzón. Así, los responsables evitan una sentencia en contra de ellos mismos. Quizá tengan miedo los responsables de haber proferido una sentencia condenatoria.

Lo que ocurre en este caso es que los jueces evaden una confrontación crítica. La palabra es plata y el silencio oro - será el precepto de los políticos y de los responsables. Un juez desaparece en secreto de la justicia por unos que tienen miedo de la realidad y su confrontación. Pero, ¿dónde están aquellos que hacen huelga? ¿Ya no hay gente dispuesta a protestar como ocurrió ya antes en los años 70 cuando la Transición comenzaba con todos su problemas económicos, jurídicos y sociales? Los juezes tienen una gran importancia y son susceptibles de generar gran politización en el mundo democrático actual. Juzgan lo acertado de la decisión.

Deciden por sus estudios académicos durante muchos años qué es correcto y qué es equivocado. Sumado a lo anterior, son los jueces quienen están revestidos de la facultad legítima de dirimir conflictos entre los miembros de nuestra sociedad.

La democracia está orientada hacia la promulgación de justicia. Esta última goza de gran prioridad, ya que, como fue ya mencionado más arriba, la democracia es el poder del pueblo y así tiene el poder de sí mismo. Esto sólo funciona si existe un equilibrio entre lo justo y lo adecuado.

Según lo anterior, los juristas tienen el mandamiento de la supervisión de una sociedad y comunidad justa. Si entonces hay otros que intervienen en esta supervisión, el equilibrio se deshace. Dado el caso que esto ocurriera, se daría paso a la generación de dimensiones imprevisibles en la sociedad.

El caso de la destitución del juez Garzón es el crédito de no ser un Estado democrático para España. El orden democrático no existe. Está inestable porque está regulado por chacales. Existen personas o grupos que hacen declaraciones o toman decisiones y fallan, y se hacen llamar dictadores, como hemos visto más arriba.

Por todo eso, se puede proponer y decir que la democracia en España está perturbada por una estructura dictadora. En el campo jurídico, la Transición aun no ha acabado en nuestros días.

Para un Estado oficialmente democrático que forma parte de la Unión Européa este hecho es vergonzoso e inaceptable.

II.4. Todo el mundo vio coronarse a la selección española en la copa mundial de futbol 2010 en Suráfrica. Pero todo el mundo vió también que las bocas de los jugadores callaron cuando sonó el himno nacional español. De esto se quejaron muchos posteriormente. La gente duda que no exista un himno oficial con letras. Un himno de una nacion o de un país tiene valor y un diseño muy distintivo para el público.

Oficialmente no tiene letras el himno español hoy en día. Pero sí que existen letras del antiguo himno español como se lee en las siguientes líneas:

[...]


1 http://wais.stanford.edu: Democracy: Democracy and Churchill, el 12 de agosto de 2010.

2 El nombre total será: Francisco Paulino Hermenegildo Teódulo Franco y Bahamonde Salgado Pardo.

3 Diccionario Salamanca de la lengua española, p. 1581.

4 Diccionario Salamanca de la lengua española, p. 1581.

5 Diccionario Salamanca de la lengua española, p. 1581.

6 Diccionario Salamanca de la lengua española, p. 1581.

7 Catedrático de Ciencias Políticas y Sociales en la Universidad Pompeu Fabra y profesor de Políticas Públicas en The Johns Hopkins University en Baltimore.

8 Navarro, Vincenç (2010): La democracia incompleta.

9 Navarro, Vincenç (2010): La democracia incompleta.

10 Es decir, todos los países fuera de España.

11 Navarro, Vincenç (2010), La democracia incompleta, 2010.

Details

Seiten
14
Jahr
2010
ISBN (eBook)
9783640875658
ISBN (Buch)
9783640875597
Dateigröße
473 KB
Sprache
Spanisch
Katalognummer
v169298
Institution / Hochschule
Ruprecht-Karls-Universität Heidelberg – Romanisches Seminar
Note
2,0
Schlagworte
transición landeskunde spanisch democracia dictatura español Transition Demokratie Spanien Diktatur Übergang

Autor

Teilen

Zurück

Titel: ¿Transición ejemplar y democracia en España?