Lade Inhalt...

La personalidad psicológica que se desprende de los contrastes entre Carlota y Teresa y entre Enrique y Sab

Hausarbeit 2013 15 Seiten

Romanistik - Spanische Sprache, Literatur, Landeskunde

Leseprobe

1. Un acercamiento a la autora: Gertrudis Gómez de Avellaneda.

Las obras de Gertrudis Gómez de Avellaneda tienen rasgos autobiográficos. Sab no es la excepción, según los críticos, encontramos en los personajes Carlota, Sab y Enrique muchas características que nos remiten a su vida. Gómez de la Avellaneda nació en Puerto Príncipe, hoy Camagüey, Cuba, hija de padre español que muere cuando la autora tenía nueve años y una madre cubana perteneciente a la clase aristocrática de Cuba.

Ante la falta de fuerza de trabajo, los españoles van importando esclavos venidos de África. Cuando los ingleses ocupan La Habana, la importación de esclavos crece. La familia de De Avellaneda, como era habitual entre las familia de buena posición económica, cuenta con esclavos. Tal vez la situación de ver a su familia dueña y señora de almas que deberían de ser libres es lo que la motivará años después a crear una novela describiendo la vida del esclavo. Lo que sí es seguro es que en Cuba formaba parte de unas tertulias literarias, llamadas tertulias delmontinas, donde se reunían los principales escritores e intelectuales de la época, como por ejemplo: Cirilo Villaverde, José Antonio Saco y Juan Francisco Manzano. Manzano era un intelectual que había escrito parte de su obra en la esclavitud, sus últimos amos fueron buenos con él y se le permitió que aprendiera a leer y escribir, después estos mismos amos le permitirán que publicara en revistas. Del Monte queda maravillado por el genio creador del esclavo y hace una colecta para comprar su libertad. No cabe duda de que Gómez de Avellaneda, como todos los personajes que formaban parte de estas tertulias, estaban a favor del cese de la trata, a la abolición gradual de la esclavitud, a la transición del trabajo esclavo al asalariado y, sobre todo, al fomento de la inmigración blanca, como indicio del término de la esclavitud y como un modo de blanqueamiento de la sociedad.[1] Gómez de Avallaneda se embebió de esas ideas liberales antes de abandonar Cuba.

La familia de Gómez de Avellaneda abandonará Cuba el 9 de abril de 1836 a bordo de la fragata francesa Bellocham con destino a España. Este viaje la motiva para componer uno de sus más conocidos poemas: Al partir, donde se despide de su querida Cuba. Su familia recorrerá varias ciudades al sur de Francia y en Galicia. Tula, como es conocida por su familia, decide residir en Sevilla, donde colabora en diversos periódicos de la ciudad. En Sevilla conocerá a Ignacio Cepeda y Alcalde, hombre con escasos atributos de quién la escritora estuvo enamorada durante casi toda su vida. Este amor quedará descrito en las innumerables cartas que los amantes se enviaban. Pero este amor era seco, apagado, no poseía la llama de la pasión que la poetisa creyó que significaba el amor. En el corazón de Tula desbordaba el deseo de amar y ser amada. Cepeda nunca quiso casarse con Tula, el crítico Cotarelo indica que esto se debió a la posición económica de Gertrudis. “Cepeda no quería casarse con ella, ni aun comprometerse de un modo duradero. Esta es la clave de su conducta ambigua y cautelosa, que quiere obtenerlo todo sin obligarse a nada...”.[2]

Este romance no duró mucho, Tula rompió la relación por carta y abandonará Sevilla con destino a Madrid donde hizo amistad con muchos literatos de la época. En 1841 publica Sab. Madrid tiene un significado especial para la escritora, se da su consolidación literaria. Publica poemas y obras narrativas, y sus artículos reciben los halagos de los principales literatos de España. Motivada por su éxito postulará por el sillón dejado por don Juan Nicasio Gallego en la Real Academia Española. En 1853 defiende su candidatura pero no es elegida debido seguramente a su sexo. La primera mujer que formó parte de la Real Academia Española fue Carmen Conde en el siglo XX.

Se casó dos veces, la primera con Pedro Sabater, un hombre enfermo que encuentra en Gertrudis una ilusión de vida, en su luna de miel viajan a Francia para consultar su enfermedad con los médicos más célebres de la época, nada pueden hacer por Sabater quien muere poco antes. Su segundo matrimonio fue con Domingo Verdugo, político con gran influencia. Es herido por un tal Antonio Rivera, el promotor de un escándalo producido en el estreno de la obra de Tula. Los tres amores. Los médicos recomiendan a la pareja viajar por los Pirineos a la esperanza que ese clima mejore el estado del esposo. Gómez de Avellaneda decide regresar a Cuba con la esperanza de que el clima cubano reponga a Verdugo. A su llegada a su tierra natal es proclamada poetisa nacional.

A finales del año 1863 fallece su esposo en Cuba. La poetisa se llenará de una gran pena que la incitará a recluirse en un monasterio. Al final no lo hace debido a los consejos de sus familiares. Su hermano Manuel llega a Cuba para acompañar a su hermana a España donde llegan después de visitar Estados Unidos. En Madrid Tula lleva una vida retirada, el primero de febrero de 1873 fallece a la edad de cincuenta y nueve años en medio del ingrato olvido de la sociedad.

2. La personalidad psicológica que se despide de los contrastes entre Enrique y Sab.

Para comprender la actitud de estos dos personajes es imprescindible conocer sus orígenes y su contorno social. Los orígenes de Sab y Enrique son totalmente distintos, el primero es descendiente de una sangre noble, su madre fue una princesa capturada en el Congo y llevada a Cuba como esclava.

Mi madre vino al mundo en un país donde su color no era un signo de esclavitud: mi madre nació libre y princesa. Bien lo saben todos aquellos que fueron como ella conducidos aquí de las costas del Congo por los traficantes de carne humana. (pág. 10)

Las acciones de Sab acentuarán la nobleza que lleva en su sangre, no podemos decir lo mismo de Enrique, personaje antagonista de Sab en la obra. Los orígenes de Enrique son turbios, en la obra no se menciona a su madre, su padre “fue uno de los muchos hombres que se elevan de la nada en poco tiempo” (pág. 119). El rasgo primordial del padre es su codicia, característica qué debe a su pasado, primero de buhonero y después de traficante de lienzos. El personaje de Jorge Otway es el prototipo de una persona avara, calculadora, que tomará sus decisiones analizando primero que posibilidad le podrá dar riquezas, tomando en cuenta que el padre se hallaba en problemas financieros. El padre determina con quién se va a casar el hijo sin prestar atención a los sentimientos, para él sólo hay una ley: la del dinero.

Conoció harto presto que el edificio de su fortuna, con tanta prontitud levantada, amenazaba una ruidosa caída, y pensó entonces que le convendría casar a su hijo antes que su decadencia fuese evidente para el público.

Echó la vista a las más ricas herederas del país y creyó ver en Carlota de B... la mujer que convenía a sus cálculos. Don Carlos, padre de la joven, había heredado como sus hermanos un caudal considerable [y a su esposa] la suerte había favorecido […] recayendo en ella una herencia cuantiosa e inesperada, con la cual la casa ya algo decaída de don Carlos se hizo nuevamente una de las opulentas de Puerto Príncipe. (págs 120-121)

Enrique, poseedor de una alma débil – pero también sensible a las fuerzas.- se deja llevar por las determinaciones del padre. La fortuna de la familia de B... va disminuyendo a causa de la negación de la familia del padre a dar el visto bueno a la unión de Carlota con Enrique – dado que en la sociedad de aquella época no se permitía a cualquiera entrar en su círculo familiar y menos a personas con pasados siniestros, y el pasado de buhonero del padre era bastante conocido.- y a un juicio que pierde el padre con respecto a la herencia que recibió su esposa cuando estaba viva. Cuando el padre de Enrique decide romper las promesas de matrimonio y buscar otro partido para el hijo, el alma de Enrique se resiste un poco; pero al final triunfa el interés y decide que su padre rompa con la promesa dada a la familia de B

La cultura es una pieza fundamental para determinar las características de las personas. La cultura que adquiere Sab es un instrumento que lo clasifica muy por encima de los esclavos de su época, los libros que le caen en las manos le abren un mundo, pero de este mundo nacen nuevas preguntas e inquietudes.

Con ella aprendí a leer y a escribir, porque nunca quiso recibir lección alguna sin que estuviese a su lado su pobre mulato Sab. Por ella cobré afición a la lectura, sus libros y aun los de su padre han estado siempre a mi disposición, han sido mi recreo en estos páramos, aunque también muchas veces han suscitado en mi alma ideas aflictivas y amargas cavilaciones. (pág. 110)

Sab debe a la cultura su particular forma de pensar, la educación recibida le permite ser inteligente, no cometer actos sin razón y sobre todo la cultura le da los cimientos para fundamentar su amor por Carlota.

¡Cuántas veces las novelas que leía Carlota referían el insensato amor que un vasallo concebía por su soberana, o un hombre oscuro por alguna ilustre y orgullosa señora!... […]

Un día Carlota leyó un drama en el cual encontré por fin a una noble doncella que amaba a un africano, y me sentí transportado de placer y orgullo cuando oí a aquel hombre decir: “No es un baldón el nombre de africano, y el color de mi rostro no paraliza mi brazo.” ¡Oh, sensible y desventurada doncella! ¡Cuánto te amaba yo! ¡Oh, Otelo! (pág. 267)

La educación le da a Sab el poder de sublevación, de llevar a su pueblo de la mano por el camino de la libertad, de acabar con la opresión de la sociedad del blanco, sólo de su garganta podría salir el “¡Sois Hombres!” (pág. 207) que levante la revolución poniendo fin a un tipo de sociedad injusta, desde la perspectiva de Sab una revolución es justificable.

[...]


[1] http://redalyc.uaemex.mx/pdf/392/39213080004.pdf visitado el 25.12.2012.

[2] Cotarelo y Mori, Emilio, La Avellaneda y sus obras, Madrid, Tipografía de Archivos, 1930, p 37.

Details

Seiten
15
Jahr
2013
ISBN (eBook)
9783656381853
ISBN (Buch)
9783656383451
Dateigröße
437 KB
Sprache
Spanisch
Katalognummer
v209861
Institution / Hochschule
UNED Universidad Nacional de Educación a Distancia
Note
8,5
Schlagworte
carlota teresa enrique

Autor

Zurück

Titel: La personalidad psicológica que se desprende de los contrastes entre Carlota y Teresa y entre Enrique y Sab