Lade Inhalt...

La promoción de la expresión oral en el aula de ELE

El análisis de materiales con el ejemplo de Macedonia, Sprachspiele II

Hausarbeit (Hauptseminar) 2013 26 Seiten

Didaktik - Spanisch

Leseprobe

Inhaltsverzeichnis

1 IN†RODUCCIÓN

2 LA EXPRESIÓN ORAL
2.1 LA COMPE†ENCIA COMUNICA†IVA
2.1.1 LAS COMPETENCIAS LINGÜÍSTICAS
2.1.2 LA COMPETENCIA SOCIOLINGÜÍSTICA
2.1.3 LAS COMPETENCIAS PRAGMÁTICAS
2.2 LA COMPE†ENCIA COMUNICA†IVA ORAL
2.3 MA†ERIALES PARA LA PROMOCIÓN DE LA EXPRESIÓN ORAL
2.3.1 CARACTERÍSTICAS
2.3.2 EJEMPLOS DE EJERCICIOS ORALES

3 CARAC†ERÍS†ICAS Y ANÁLISIS DEL MANUAL
3.1 LA HIS†ORIA Y EL ROL DEL MANUAL
3.2 LA GÉNESIS DEL MANUAL
3.3 EL ANÁLISIS DE UN MANUAL
3.3.1 EL CATÁLOGO DE CRITERIOS ESTOCOLMO
3.3.2 LOS TRES NIVELES DE LITTLEJOHN

4 ANÁLISIS DE MACEDONIA
4.1 DESCRIPCIÓN OBJE†IVA
4.2 DESCRIPCIÓN SUBJE†IVA

5 CONCLUSIÓN

6 BIBLIOGRAFÍA

ANEXO

ANEXO

1 Introducción

La promoción de la expresión oral en el aula de español como lengua extranjera

{ELE) no es un concepto nuevo. Ta en los años setenta fue la competencia comunicativa que entró a las clases de idiomas extranjeros y con el tiempo se ha convertido en un principio didáctico que es “bis heute die zentrale Grundlage des Spanischunterrichts” {FÄCKE 2011: 46).

Con la nueva concepción de las clases de ELE los materiales de enseñanza han cambiado también con el resultado de que el libro de alumno fue reemplazado por el manual:

bestehen[d] aus einem Schülerbuch, das in Lektionen oder unidades gegliedert ist und im Unterricht bearbeitet werden soll [und] zahlreiche[n] Begleitmaterialen [wie] ein Grammatikheft, ein Vokabelheft, ein Arbeitsheft, […] einen Lehrerbegleitband, Poster, Folien und seit entsprechenden technischen Neuerungen auch CDs und DVDs [u.v.m.] [énfasis en el original]. {ibíd. 208)

Esa plétora de ofertas ha hecho necesario el desarrollo de la evaluación del manual como nuevo campo de investigación, para darle al profesor un instrumento efectivo a elegir el material adecuado entre la abundancia de ofertas de las editoriales.

En un primer paso, el trabajo presente va a focalizar detalladamente las características de la expresión oral como parte de la competencia comunicativa. A partir de ahí, una caracterización de materiales para la promoción de la expresión oral y ejemplos de aquellos es necesario para establecer un sistema de referencia.

Con aquello a la disposición y con el marco propuesto en el tercer capítulo, un análisis de Sprachspiele II {MACEDONIA 2004) será llevado a la practica con la pregunta si propone material beneficioso. En este punto unas palabras de caución serán necesarias ya que presenta un trabajo con un foco definido por la definición puesta en el primer capitulo. Los siguientes hallazgos no deben ser considerados universales de tal modo que con otros focos el analista puede llegar a conclusiones diferentes. En este sentido un análisis siempre será definido por las necesidades del quien analiza y aunque un análisis objetivo muchas veces será el punto de partida, las conclusiones a que llega el analista, siempre serán influidas por su punto de vista y en consecuencia subjetivas.

2 La expresión oral

Antes de definir en detalle la expresión oral es necesario tratar de la competencia comunicativa1 como punto de partida, ya que existe una estrecha relación entre los dos.

2.1 La competencia comunicativa

El Marco común europeo de referencia para las lenguas2 {Consejo de Europa 2002:

106) diferencia entre tres campos de competencias.

2.1.1 las competencias lingüísticas

Según el MCERL {107) la competencia lingüística está “definid[a] como el conocimiento de los recursos formales y la capacidad para utilizarlos”. Bajo esta definición bastante amplia abarca seis sub-competencias. La competencia léxica es el dominio del vocabulario y el saber usarlo. La competencia gramatical es, como dice el nombre, el conocimiento de la gramática de un idioma. La competencia semántica se refiere al conocimiento del significado de elementos léxicos y la capacidad de usarlos en la producción discursiva. La competencia fonológica supone el conocimiento de fonemas {y sus alófonos correspondientes), la distinción entre ellos, la estructura silábica, la prosodia y la reducción fonética. La competencia ortográfica implica el conocimiento del sistema escrito, incluyendo ortografía correcta de palabras, la puntuación, la tipografía y los usos de signos no alfabéticos. La competencia ortoépica se refiere al articular correctamente una forma escrita {cf. ibíd. 106ss.)

2.1.2 la competencia sociolingüística

Para comunicar no solo es necesario saber formar frases coherentes y determinar el significado convencional sino también es la consciencia de que factores como el ambiente, la relación entre los interlocutores, la intención comunicativa, etc. determinan el modo de expresión {cf. VAN EK 2001: 28s.).

En adosamiento a esta definición el MCERL diferencia entre cinco partes. Los marcadores lingüísticos de relaciones sociales incluyen diferentes formas del saludo y del tratamiento, el conocer el sistema de intercambio de turnos de palabra y el uso adecuado de interjecciones y locuciones interjectivas. Las normas de cortesía se componen de cortesía positiva, negativa y la descortesía. Las expresiones de sabiduría popular incluyen proverbios, modismos y expresiones coloquiales. Las diferencias de registro evocados por los diferentes contextos {p.ej. hablar con el jefe vs. hablar con el mejor amigo) y el conocimiento del dialecto y acento capacitan a caracterizar al interlocutor y así están considerados una parte muy importante en el desarrollo de la destreza intercultural {cf. MCERL 116ss.)

2.1.3 las competencias pragmáticas

Bajo de las competencias pragmáticas el MCERL {120) considera la competencia discursiva y la competencia funcional . La primera VAN EK {2001: 39), entiende como “la capacité de recourir à des stratégies appropriées pour construire et interpréter des textes” incluyendo tanto textos escritos como orales y lo último dicho “supone el uso del discursivo hablado y de los textos en la comunicación para fines funcionales concretos” {MCERL 122).

2.2 La competencia comunicativa oral

De lo señalado anteriormente podemos constatar que la expresión oral recurre a muchos conceptos de la competencia comunicativa. Por lo tanto, en el marco de este trabajo adopto la distinción entre la competencia comunicativa escrita y oral de PELATO y CABRERA {2002). Así en cuanto trato de la expresión oral, la veo bajo el concepto de la competencia comunicativa y como equivalente a la competencia comunicativa oral. Esa limitación es necesaria ya que el hablar incluye muchas destrezas de la escritura pero a la vez exige otras, no necesarias al escribir.

Ahora bien, en cuanto se trata de la expresión oral se trata de “la facultad principal que permite vivir al hombre en la sociedad” {OCHANDO MADRIGAL 1992: 149). Reconociendo esta importancia la enseñanza de idiomas extranjeras ha adoptado el concepto de la competencia comunicativa. En el aula de ELE es así uno de los objetivos más importantes como las directivas marco de Sajonia-Anhalt declaran:

Die Ziele des Fremdsprachunterrichts konkretisieren sich in kommunikativen Tätigkeiten. Dabei muss der gegenseitigen Abhängigkeit zwischen mündlichen und schriftlichen kommunikativen Handlungen bei der Planung des Sprach- erwerbsprozesses Rechnung getragen werden. Prinzipiell sind sie gleichrangig zu entwickeln, wobei Akzentuierungen jederzeit möglich sind. {Kultusministerium Sachsen Anhalt 2003: 16)

Desde este punto de vista, la expresión oral es igual de importante como la expresión escrita, una declaración que en la práctica de la enseñanza del español no siempre es reconocida. El autor ha hecho la experiencia que mientras las clases normalmente se centraban tanto en la producción escrita como oral, la evaluación de la competencia comunicativa se fijaba casi exclusivamente en lo escrito,3 cosa que FÄCKE {2011: 45) también nota: “Nach wie vor werden Fehler in Orthografie und Grammatik stärker wahrgenommen und z.B. in Klausuren sanktioniert als Fehler der Angemessenheit und Authentizität in der Kommunikation”.

Es cierto que para el estudiante la comunicación en la lengua meta va muchas veces a través de la escritura {p.ej. amigos por correspondencia, intercambio en foros, etc.) pero en un mundo cada día más reunido, “[l]a vida actual exige un nivel de comunicación oral tan alto como de redacción escrita”

{CASSANT et al. 1994: 135). En este sentido el desarrollo de la expresión oral tiene que estar en el foco de la enseñanza más que nunca, una demanda muy exigente ya que está compuesta por una amplia variedad de microhabilidades que requieren diferentes tipos de materiales para practicar {Ver anexo NºI).4

2.3 Materiales para la promoción de la expresión oral

Como hemos visto arriba, la expresión oral es una destreza que incluye muchas competencias y así está considerada por muchos estudiantes “la destreza más difícil en el aprendizaje de la lengua meta” {Centro Virtual Cervantes 2003). Para no perder al estudiante ante esa realidad, las clases de ELE tienen que involucrar diferentes tipos de materiales y ejercicios para motivarle y ayudarle a superar el miedo que muchas veces va acompañado con declaraciones como la de arriba. Dicho esto, es el profesor a quien corresponde la tarea de elegir materiales

adecuados. La cuestión con que se tiene que enfrentar es: ¿qué características tiene que tener el material para promocionar la expresión oral?

2.3.1 Características

La expresión oral, en contraste con la escrita, no está separada en frases ordenadas siguiendo un orden predeterminado, sino está caracterizada por frases a veces no completas o con gramática incorrecta, repeticiones, elipsis, etc.5 Debido a la espontaneidad del acto oral, descontando nuevamente la presentación por su concepción grafica, es evidente que la expresión oral nunca llegará a la perfección del texto escrito ya que una vez dicho, no se puede rectificar. El material entonces, tiene que hacer consciente de ese atributo {cf. HUGHES 2010: 208s.).

Otra aspecto que el material tiene que involucrar es que las habilidades de hablar se basen en una colaboración entre los interlocutores. Ta en niveles muy bajos puede ser de gran ayuda. Si por ejemplo se le enseña al estudiante como mostrar una falta de palabras {p.ej. ‘Está en la punta de mi lengua.’ o ‘Sabes que quiero decir.’ etc.), no solo va reconociendo que es un proceso natural, a menudo encontrado en conversaciones de todo tipo, sea de nivel alto o bajo, sino también que puede contar con la colaboración del interlocutor de llenar este espacio {cf. ibíd. 209s.). En lo que concierne a este ejemplo, queda por decir que la expresión oral, o mejor dicho la interacción oral, presenta muchos más de estos fenómenos y otra vez será mencionada la lista de microhabilidades de la expresión oral {Ver anexo NºI). Como se puede ver, técnicas como tomar el turno de palabra o la negociación del significado, incluyendo practicas como parafrasear, preguntar por clarificación, etc., son inherentes de la expresión oral y así importantes para los estudiantes.

El último concepto que vamos a tocar aquí es el de la competencia intercultural. No todas las culturas tienen las mismas reglas guiando conversaciones {cf. ibíd. 210); mientras en Alemania no se interrumpe a una persona, para hispanohablantes es diferente:

En español, la frecuencia de interrupciones es mucho más elevada que en otras lenguas y culturas estudiadas {inglés norteamericano y de Inglaterra, italiano, alemán o sueco); tanto es así que el 50%, aproximadamente, de cambios de turnos

{en conversaciones) son interrupciones. {CESTERO citada en PÉREZ 2012: 8)

Como este ejemplo muestra, las clases de ELE hacen bien en hacer consciente al estudiante de estas variaciones ente las culturas y más aún cuando se trata de la expresión oral ya que significa estar frente a las personas.

En resumen se puede constatar que los materiales a parte de lo imprescindible como ejemplos auténticos, pronunciación, entonación, etc., también tienen que hacer entender que hay una gran diferencia entre escribir y hablar, y que lo último es mucho más complejo que lo primero incluyendo una componente interpersonal/-cultural {cf. HUGHES 2010: 210).

En este punto cabe señalar que la expresión oral incluye más que solo conversaciones; hay por ejemplo monólogos, presentaciones, reportajes o la mediación que solo hace poco ha encontrado su lugar en la clase de ELE, pero “es, por su propia naturaleza, la actividad didáctica que más se aproxima al uso natural que los hablantes hacen de la lengua” {BARROS GARCÍA 1990).

[...]


1 El concepto de la competencia comunicativa fue desarrollado en el mundo anglófono de HTMES

2 En adelante utilizaré las siglas MCERL. La descarga de este documento se puede realizar a través de la pagina del Instituto Cervantes, http://www.cervantes.es en la sección lengua y enseñanza.

3 Las únicas veces que la producción oral fue evaluada era en controles de vocabulario y presentaciones sobre un tema. El primero no significaba más que traducir palabras y presentaciones, aunque de forma fónica, son de concepción gráfica.

4 Aunque CASSANT et al. {1994: 148s.) no tratan del aula de idiomas extranjeras su lista de microhabilidades de la expresión oral también es aplicable aquí ya que muchos conceptos son iguales en desarrollar su propio idioma.

5 Para un análisis completo de las demandas de la producción oral véase LEVELT {1993).

Details

Seiten
26
Jahr
2013
ISBN (eBook)
9783656452010
ISBN (Buch)
9783656452690
Dateigröße
504 KB
Sprache
Spanisch
Katalognummer
v229417
Institution / Hochschule
Martin-Luther-Universität Halle-Wittenberg – Institut für Romanistik
Note
1,3
Schlagworte
Didaktik Spanisch Sprechkompetenz Expresión oral Macedonia Sprachspiele Spanischunterricht Lehrwerksanalyse Lehrwerkskritik

Autor

Zurück

Titel: La promoción de la expresión oral en el aula de ELE