Lade Inhalt...

Zusammenfassung

Bajo la noción voseo se entiende un fenómeno lingüístico que forma parte del sistema de fórmulas de tratamiento en el español de América. Se trata del uso de vos y/o las formas verbales correspondientes para la segunda persona singular (CARRICABURO 1997: 11). Es de gran interés analizar la distribución de los distintos tipos en la América hispanohablante para obtener de esta manera informaciones sobre la sociedad, la evolución del castellano y la influencia de la norma peninsular a través del comercio y de la política.

El objetivo principal de este trabajo es dar una visión conjunta sobre el voseo en Hispanoamérica. Para esto trataré la historia, los distintos tipos incluyendo los paradigmas correspondientes, la extensión geográfica y el uso del voseo, basándome ante todo en las obras de Norma Carricaburo y Fontanella de Weinberg.

Leseprobe

Índice

1 Introducción

2 Definición del voseo

3 Historia del voseo

4 Extensión geográfica

5 Tipos de voseo

6 Los paradigmas del voseo
6.1 El paradigma pronominal
6.2 El paradigma verbal

7 El uso del voseo

8 Conclusión

9 Bibliografía

1 Introducción

Bajo la noción voseo se entiende un fenómeno lingüístico que forma parte del sistema de fórmulas de tratamiento en el español de América. Se trata del uso de vos y/o las formas verbales correspondientes para la segunda persona singular (Carricaburo 1997: 11). Es de gran interés analizar la distribución de los distintos tipos en la América hispanohablante para obtener de esta manera informaciones sobre la sociedad, la evolución del castellano y la influencia de la norma peninsular a través del comercio y de la política.

El objetivo principal de este trabajo es dar una visión conjunta sobre el voseo en Hispanoamérica. Para esto trataré la historia, los distintos tipos incluyendo los paradigmas correspondientes, la extensión geográfica y el uso del voseo, basándome ante todo en las obras de Norma Carricaburo y Fontanella de Weinberg.

2 Definición del voseo

Bajo el término voseo no sólo se entiende el empleo de vos en vez de , como inicialmente deja suponer el nombre, sino que comprende un sistema más extenso. Se habla de voseo cuando se emplea el pronombre arcaico vos de segunda persona plural en el singular en vez de y/o cuando las formas verbales que van con él también proceden del plural o alternan con las que proceden del singular (Carricaburo 1997: 11). Es decir que el voseo afecta tanto al ámbito pronominal como al verbal (Carrasco Santana 2002: 30).

3 Historia del voseo

En el ámbito peninsular existían durante la Edad Media dos pronombres que se utilizaban como fórmulas de tratamiento; para segunda persona singular y vos tanto para el plural, como para la segunda persona singular de cortesía (Frago Gracia / Franco Figueroa 2001: ¿?). Con la aparición del nuevo pronombre vosotros (vos + otros, para destacar el plural) al final de la Edad Media, vos perdió su valor de plural y se quedó restringido al singular de cortesía (Frago Gracia / Franco Figueroa 2001: ¿?). Pero en aquella época no sólo se produjo este cambio, sino que también surgió otro tipo de pronombre. Se trata de la combinación “vuestra + nombre abstracto” como por ejemplo vuestra señoría, v uestra alteza o v uestra merced, de las que la última adquirió más importancia (Carricaburo 1997: 11) y con el tiempo fue evolucionando hacia usted (Parodi 1995: 16). Mientras que al principio servían exclusivamente para el tratamiento al rey, en la segunda mitad del siglo XV su uso también se hizo más frecuente para dirigirse a personas de clases elevadas (Carricaburo 1997: 11). Como consecuencia de la aparición de estas nuevas fórmulas, se produjo una ampliación en el uso de vos, que consecutivamente se acercó más hacia el valor de sin perder totalmente su función como fórmula de cortesía (Fontanella de Weinberg 1995: 82). Es decir, su espectro iba de la mínima a la máxima formalidad de forma que en la segunda mitad del siglo XV alternaban por un lado vos y vuestra merced y por otro lado vos y (Fontanella de Weinberg 1995: 84). «En este sistema, obviamente, vos ha quedado desplazado del extremo de máxima formalidad, que ocupaba en la etapa medieval, y pasa a desempeñar un papel intermedio». (Fontanella de Weinberg 1995: 82)

Aunque en la mayoría de los casos se podía reconocer la intención del uso de vos a través del contexto, tal sistema no produjo pocos malentendidos. Obviamente uno no se sentía adecuadamente tratado por vos cuando en lugar de esta fórmula esperaba ser tratado por vuestra merced. El desplazamiento del valor de vos más hacia fue una consecuencia de dicho problema (Hernando Cuadrado 1991: 1152). Hoy en día se encuentran diferentes opiniones en cuanto a este cambio producido en el siglo XV. Norma Carricaburo afirma que «El progresivo desgastamiento del voseo llevó en la península a que fuera necesario introducir otra fórmula para el tratamiento cortés: vuestra merced más el verbo en tercera persona». (Carricaburo 1997: 11)

Es decir que la fórmula vuestra merced surgió como necesidad evocada por el desgastamiento de vos hacia . En cambio Fontanella Fontanella de Weinberg ve la aparición de vuestra merced como motivo para el desplazamiento del valor de vos y no al revés como Norma Carricaburo (Fontanella de Weinberg 1995: 82).

En el siglo XVII esta degradación en el valor de vos continuó culminando en el uso exclusivo con personas inferiores mientras que quedó fórmula de trato familiar (Hernando Cuadrado 1991: 1552).

Todos los procesos anteriormente mencionados no ocurrieron en toda la península, de forma que como afirman Frago Gracia y Franco Figueroa: «El vos arcaizante sólo pervive en zonas leonesas y del judeo español» (2001: ¿?).

En la etapa de la conquista de América, existía un sistema con tres formas para la segunda persona del singular: , vos y vuestra merced (Hernando Cuadrado 1991: 1152). Se utilizaba vuestra merced como fórmula de cortesía recíproca y vos en relaciones asimétricas, lo que le confería un toque despectivo (Fontanella de Weinberg 1995: 87). Reduciendo de esta manera su valor de cortesía, la alternancia entre vos y se volvió más frecuente hasta alcanzar un punto en el que estas dos formas llegaron a encontrarse en un mismo nivel de formalidad. Este proceso duró más o menos hasta el siglo XVIII (Fontanella de Weinberg 1995: 87), dependiendo de la intensidad del contacto con la metrópoli. Al mismo tiempo, en España se impuso a vos, hecho que también se efectuó en el sistema hispanoamericano. En este contexto cabe mencionar Perú (sobre todo Lima), México y las islas del Caribe que, debido al contacto regular e intenso, actuaban como irradiantes de la norma peninsular y por lo tanto del tuteo (Lipski 1994: 67). Luego estas tres zonas fueron las primeras en suprimir vos lo que hoy en día se manifiesta en el hecho de que son, con excepción de zonas limítrofes con México y Perú, claramente tuteantes (Hernando Cuadrado 1991: 1154). En cambio se encuentra la predominación del voseo en países en los que la metrópoli no tuvo una influencia muy intensa y regular. Un ejemplo bastante representativo es la Argentina, en la que el tuteo todavía se está perdiendo a favor del voseo, razón que probablemente se encuentre en el incremento de prestigio de esta forma. (Fontanella de Weinberg 1995: 82)

[...]

Details

Seiten
11
Jahr
2008
ISBN (eBook)
9783656686583
ISBN (Buch)
9783656686569
Dateigröße
375 KB
Sprache
Spanisch
Institution / Hochschule
Universität Basel – Iberoromanistisches Institut - Hispanistik
Erscheinungsdatum
2014 (Juli)
Note
5.5
Schlagworte
Voseo vos Argentina Pronombre Español de América Variedad lingüística Variedad del español

Autor

Zurück

Titel: El voseo en Hispanoamérica