Lade Inhalt...

Todo vale en la literatura. Los límites entre la ficción y la realidad

Essay 2017 7 Seiten

Germanistik - Neuere Deutsche Literatur

Leseprobe

¿Vale todo en la literatura?:
Los límites entre la ficción y la realidad

Ángel Manuel Navarro De Anca

Universidad de Sevilla

La literatura es todo aquello que contenga ficción[1] y quiera dar un efecto o tenga algo importante que decir, o ambas. Luego un texto científico no puede ser literatura, ya que un texto científico tiene que expresar una realidad y por lo tanto sensible de ser puesto en duda. La literatura nunca puede ser expuesta a esta, ya que es mentira[2], es ficción, aunque refleje una realidad.

Claro que debe tener una intencionalidad implícita en todo momento, aunque sea el mero hecho de sólo ser un producto de consumo, pero no de adoctrinamiento, un texto puede estar politizado o contener ideas religiosas, pero el autor no debe imponer sus ideales en ningún momento, ya que eso es un folleto de propaganda, no literatura[3].

Debe ser lo más original posible y saber ver los temas que trate desde diferentes perspectivas[4]. El plagio no es literatura, aunque hagas un collage con distintos libros, puede ser original la idea de hacer el collage, pero el contenido no lo es, por lo tanto, es plagio y el plagio no es válido en literatura porque no es original, como Oxolotl Roadkill de Helene Hengemann[5].

Del mismo modo debe tener un trabajo en él. Puede ser simple o muy elaborado, ya que es igual de difícil ser simple y que se entienda la idea, como que sea elaborado con palabras seleccionadas, ambos casos requieren dedicación previa. Eso también quiere decir que no es válido poner una página en blanco[6] y decir que es una idea de nihilismo, posmodernismo y lo vacía que está la sociedad, no es válido porque todo el mundo deja páginas en blanco diariamente, no es algo elaborado. Tampoco es válido poner palabras difíciles al azar porque sí y ser pedante, tienen que tener un significado. Para mí, este tipo de actos banalizan mucho la literatura, y ahí no estoy seguro del todo si es literatura o flojera[7].

Veo válido el uso de documentos reales para una obra, ya que es una ficción creada a partir de la realidad, es decir, aceptamos el pacto de ficción, aun sabiendo que eso ha pasado, pero también sabemos que lo que el autor quiere contar no es una noticia o un documento histórico, como pasa en la novela histórica[8], no, lo que él quiere es contarnos una historia desde su punto de vista, es decir, desde su ficción. Las novelas históricas o libros basados en hechos reales no son fuentes científicas, ni pretenden serlo, pretenden dar un nuevo enfoque con su escritura, que a la vez el lector interpretará[9].

Es válido utilizar lenguaje creado, o incluso jergas nuevas. Pienso que esto enriquece mucho el texto, porque es un lenguaje ficcional que puede llegar a ser real e incluso se puede estudiar. Además, esto tiene una intencionalidad clara de extrañar, ya sea para bien, como manera exótica[10], para que el lector se maraville o, por el contrario, hacer que el lector se sienta incómodo y no se entere bien de lo que está leyendo[11]. Ambos tienen esa misión de extrañamiento, pero con objetivos distintos, por no decir contrarios.

El uso de imágenes en los libros, los cómics[12] o las novelas gráficas están consideradas como literatura, y algunos de ellos son considerados obras maestras del cómic, y por qué no, de la literatura[13].

Las maneras de escribir subversivas las tendría que obviar, porque me parece que no es necesario decir qué ocurre con ellas, pero lo diré. Son válidas, ya que tienen intenciones, otra cosa es que lo hagan bien y lo consigan o no, pero como fin suelen tener la intención de provocar o extrañar al lector o simplemente hacer algo nuevo experimentando con el lenguaje o los lenguajes[14]. Toda la nueva literatura al principio produce rechazo[15], de alguna manera u otra. Si dijera que la literatura subversiva, por muy experimental que sea, no lo viese válido, no avanzaría yo como escritor, y lo veo como una estupidez negarme a los hechos y posicionarme en el conservadurismo. También sería negarme a mí mismo, ya que yo intento hacer las cosas de manera más original posible, y si tengo que experimentar, lo hago[16]. Supongo que toda la literatura que quiere ser nueva se enfrenta a los cánones ya establecidos[17], aunque tenga tendencias a uno o a otro movimiento previo, o no, puede que quiera ser totalmente nueva. También hay escritores a los que no se les puede encasillar en ningún movimiento previo o contemporáneo a su época.

De igual manera me parece literatura el texto que mientras te lo lees te proponga, el mismo texto, escuchar alguna canción o hacer la misma receta que te indican, aparte de parecerme muy original. En ese campo se puede explorar mucho las distintas sensaciones que pueden tener los lectores y sus distintas interpretaciones, aun habiendo probado, olido, escuchado o tocado algo más o menos igual.[18]

La violencia de cualquier tipo, cualquier barbaridad moral o ética[19] son válidas en literatura y no tienen por qué banalizar el texto, sigue siendo ficción. Ni tomar drogas, ni el tener relaciones sexuales con alguna imagen, ni el abuso a menores y luego descuartizamiento del mismo invalida la literatura, porque me sigo apoyando en que es ficción, y ahí todo este tipo de actos tienen cabida, ya que hacemos un pacto con el texto en que algo puede suceder, siempre y cuando sea verosímil con el propio texto, aunque sea fantástico o imposible lo que diga.

Para resumir, se puede decir, en definitiva, que considero literatura como todo aquel texto que esté escrito y contenga ficción. A veces será más difícil verlo y otras no será tanto, pero, quizás, ahí esté la gracia de leer para algunos, en no saber ver la ficción. En definitiva, lo que la literatura persigue es la experimentación de la imaginación[20].

[...]


[1] Ficción entendida como todo aquello que es ajeno a la realidad, pero, aun así, está sujeto a unas reglas determinadas por el autor: “whole the search for aesthetic absolutes is a misapplication of the writer’s energy. When one begins to be persuaded that certain things must never be done in fiction, and certain other things must always be done, one has entered the first stage of aesthetic arthritis, the disease that ends up in pedantic rigidity and the atrophy of intuition”. (Gardner 1991: 3).

[2] A pesar de que el teatro documental se base en textos reales y susceptibles de duda, como digo en mi tercer párrafo, lo considero ficción porque el autor sigue eligiendo lo que él cree adecuado para su drama, como los testimonios si es algún teatro que trate sobre juicios, vid. Die Ermittlung, Weiss, P . Aunque también hay gente en contra de llamarlo documental, tal como dice Blumer: “Es zeigt sich, daß auch die meisten der Dokumentardramatiker mit einem, meiner Meinung nach, falschen Begriff des Dokumentarischen operieren; ebenso aber zeigt sich, daß einige dieser Dramatiker, zum Beispiel Weiss und Enzensberger, mit einigen ihrer Stücke meinen Widerspruch gegen die Unlösbarkeit des "dokumentarischen Dilemmas" unterstützen, denn irt diesen Stücken taucht das vermeintliche Dilemma, das aller Dokumentarliteratur eigen sein soll, nicht auf.“ http://open.uct.ac.za/handle/11427/12630

[3] Me refiero a todo ese tipo de “Literatura” planificada y comprometida, de las que habla en Νόμοι (Leyes), y Πολιτεία (La República) Platón. La planificada consiste en servir al estado, pero de manera voluntaria del autor, como dice Aguiar E Silva: “En la literatura comrpometida, la defensa de determinados valores políticos y sociales nace de una decisión libre del autor.” (Aguiar E Silva 1968: 87). Sin embargo, la planificada consiste en una “literatura” que sirva al estado, también, pero con la diferencia que en esta el autor está obligado: “En la Literatura dirigida o planificada, los valores deben ser defendidos y exaltados y los objetivos que han de alcanzarse son impuestos coactivamente por un poder ajeno al escritor, casi siempre un poder político, con el consiguiente cercenamiento, o incluso aniquilación, de la libertad del artista.” (Aguiar E Silva ibídem). En los recientes estados totalitario de la mitad del siglo XX se han dado este tipo de propaganda, mal llamada literatura, tanto en los regímenes de fascistas como en los comunistas. Vid. “The irony with the Nazis—who denounced literature written by Weltbürger with a Weltanschauung—is that instead of completely denouncing world literature, they redefined, redesigned, and reinvented it to fit their ideological program. Much as they appropriated books and libraries as “weapons” in the service of state ideology, so did they deploy world literature in the creation of a very specific political world for the German reader.” (Mani 2017: 155) Aunque, si se me permite decirlo, veo el libro Mein Kampf (Hitler 1925) como un buen libro de humor, no por ello literatura, a veces estúpido y otras veces como humor negro, pero eso como apreciación personal. En la URSS pasó algo parecido: „Ein Schriftsteller, der in diesem Tempo so umfangreiche Bücher auf den Markt wirft, muß aus sehr umfassenden Kenntnissen schöpfen können, über ein ungewöhnliches Gedächtnis und wohlgeordnetes Material verfügen und mit großer Leichtigkeit schreiben können. Alle diese Voraussetzungen dürften bei Rühle gegeben sein; sie ermöglichen eine is der Quantität imponierende, in der Qualität mit Einschränkungen anzuerkennende Leistung. Aber ehe wir unsere Einschränkungen vorbringen, sei kurz berichtet, was Rühle mit seinem Buch „Literatur und Revolution“ bezweckt.“ (Rühle 1963: 762). Se comprueba que los autores debían seguir una serie de normas para escribir. En la actualidad sigue habiendo este tipo de propaganda, planificada, en E.E.U.U: “The experience of war Brooks no distinctions, generously embracing all divisions of the social scale. Accordingly, the sociological and psychological implications of the war novel are indicators of our national mood and intellectual climate, as is any other literary genre when referred to the situation within which it is created.” (Jones 1976: 225).

[4] Esos temas pueden ser muy variados, como la soledad, no es vista igual desde la actualidad que desde el barroco, como señala M. Reina Ruiz en su libro sobre Feliciana Enrique Guzmán. Vid. Monstruos, mujer y teatro en el Barroco: Feliciana Enríquez de Guzmán, primera dramaturga española. (Reina Ruiz, M. 2005).

[5] En el párrafo me refiero a este libro como plagio, ya que para mí lo es, pero para muchos lectores no, e incluso lo alaban: “Helene Hegemanns Axolotl Roadkill ist ein Buch der Revolte gegen die Welt der Erwachsenen.” (Biller 2010).

[6] Se habla del miedo de la página en blanco en psicología: „Die Anzahl dieser Probleme ist groẞ: Sie reichen von mangelndem Wissen darüber, nach welchem Regeln man Texte herstellt un wo man das Wissen für seine Texte beschaff, bis zu handfesten emotionalen Problemen wie Angst vor dem leeren Blatt, Lustlosigkeit, Perfektionismus oder fehlendem Durchhaltenvermögen.“ (Kurse 1994:14)

[7] Claro que hay argumentos en contra y opinan que la literatura posmoderna no convierte la poesía en un objeto, aunque tampoco dice cómo ve el posmodernismo la literatura: “Postmodern poetry does not turn a poem into an object nor does postmodern poetry fetishize meaning while neglecting the sensous particulars of a poem. The strategies of postmodern poetry lie not in its rethorical designs, but in the intentional project of a dialogical and ethical poetry”. (McCorckle 1997:49). ¿Entonces ve la poesía, en este caso, como un tipo de propaganda moral? Eso lo convertiría en un objeto, por lo tanto, se contradice. ¿Cuál es el fin de la literatura posmoderna? Estamos muy cerca temporalmente como para ver en perspectiva y con claridad, aun así, ni siquiera la propia literatura posmoderna tiene muy claro qué es y cuál es su propio fin. Tienen una falta de identidad y objetivos.

[8] La novela histórica clásica siempre se ha basado en hechos históricos estudiados anteriormente: “Así pues, vemos que aquí radica uno de los principales peligros de este tipo de narración; por su propia naturaleza, la novela histórica es un género híbrido, mezcla de invención y de realidad. Por un lado, le exigimos a este tipo de obras la reconstrucción de un pasado histórico más o menos remoto, para lo cual el autor debe acarrear una serie de materiales no ficticios; la presencia en la novela de este andamiaje histórico servirá para mostrarnos los modos de vida, las costumbres y, en general, todas las circunstancias necesarias para nuestra mejor comprensión de aquel ayer. Pero, a la vez, el autor no debe olvidar que en su obra todo ese elemento histórico es lo adjetivo, y que lo sustantivo es la novela. Y esta es una piedra de toque fundamental a la hora de decidir si una determinada obra es una novela histórica o no: la ficcionalidad, ya que el resultado final de esa mezcla de elementos históricos y literarios no es una obra correspondiente a la historia, sino a la literatura, es decir, una obra de ficción.”. (Mata 1995:18).

[9] Vid. Nota a pie de página 2.

[10] Me refiero, naturalmente, al Qenya, lengua hablada en la trilogía de The Lord of the Rings. (Tolkien 1954). El propio Tolkien dijo que lo creó para el único propósito del verso: “the one language which has been expressly designed to give play to my own most normal phonetic taste . . . and which has had a long enough history of development to allow of this final fruition: verse.” (Tolkien 1931: 212-213).

[11] Podría tirar por lo fácil y poner de ejemplo la Black Speech de la trilogía The Lord of the Rings (Tolkien ibídem), pero voy a poner como ejemplo el Nadsat, una jerga de la novela de Anthony Burgess, Vid. A Clockwork Orange (Burgess 1962). Burgess la utiliza para que el lector se extrañe y cree un efecto de antipatía hacia Alex, el protagonista de la novela, y sus Droogs, Vid. https://soomka.com/nadsat.html , en Nadsat, amigos. Es una mezcla de ruso e inglés: “It is indeed somenthing like learning Russian vocabulary without the grammar. […] That is rather large amount of invasion, considering the nature of the non-English words.” (Evans 1971: 406).

[12] Hay regiones de España que tienen comictecas, como es el carso de Murcia, y están bastante orgullosos de eso. Por lo tanto, tienen un espacio concreto para este tipo de literatura: “En España, de manera general, su adquisición es anecdótica y sin criterio serio, pero en la Biblioteca Regional de Murcia nos sentimos orgullosos e ilusionados de ser pioneros en este proyecto, viniendo a llenar el vacío documental, bibliográfico y biblioteconómico del cómic o la historieta, con la recuperación, conservación, organización, estudio, y difusión del tebeo, lo que demuestra la buena salud y la actividad constante de la Biblioteca Regional de Murcia como centro moderno, activo y modélico.” (Artacho 2002: 59)

[13] Vid., por ejemplo, Batman: Arkham Asylum, Morrison, Mckean 1989, en el que el dibujante, Dave Mckean, utiliza técnicas que transmiten sensaciones oníricas dentro del asilo: “Dave MacKean, […] establece la atmosfera adecuada para el tema, […] su trabajo no sigue un modelo clásico de acabado, porque tampoco lo pretende. De ahí que sus ilustraciones tengan un tono a irrealidad, difuminadas y vaporosas.” Vid. https://www.hobbyconsolas.com/reportajes/mejores-comics-batman-asilo-arkham-morrison-mckean-76266. Esta última cita apoya mi anterior comentario sobre este cómic: “In fact, Arkham Asylum should itself be evidence enough to validate comics and graphic novels as something at least as worthy of critical attention as literature and film.” (Crutcher 2011: 53-72). Otro ejemplo de novela gráfica considerada como excelente es Watchmen, Moore, Gibbon 1986-1987, en la que su virtud está, entre otras cosas, en el tratamiento de temas políticos y la deconstrucción del superhéroe como figura imperturbable: “Other superheroes in Watchmen also don their outfits because of an ideological motivation. […] Captain Metropolis, a former Marine lieutenant, and the Comedian, a former cop and later Vietnam hero, are also enticed to become masked superheroes by their desire to enforce the law. The Comedian, however, becomes something quite different, which will be discussed later.” (Hughes 2006: 546-557).

[14] Vid. Trost. (Navarro, aún en imprenta) y Dada-Gedichte ( Ball 1996)

[15] Pasó igual con el expresionismo, considerada una Avant-garde. Vid. http://www.dbpia.co.kr/Journal/ArticleDetail/NODE01397355. Actualmente estudiado en Corea del sur, incluso, en el que ve las relaciones Padre-Hijo de los escritores expresionistas.

[16] Vid. WENN DU UND ICH DANN SIE. (Navarro, aún en imprenta)

[17] Actualmente se habla de las teorías Queer y Femisista de la literatura como cánones: “Si Lukács no tuvo de ninguna manera en cuenta para sus reflexiones las novelas escritas por mujeres, lo cierto es que implícitamente su postura era compartida por la mayoría de los críticos de su época, si no se tiene en cuenta, claro está, la singular percepción de Auerbach quien pudo incluir en su canon a un pequeño número de escritoras (inglesas), como también lo hizo más tarde Harold Bloom. En el caso argentino, en las décadas del 20 y 30, escritoras como Norah Lange aparecían solas en un mundo literario dominado por los varones. Ellas eran imaginadas por sus pares como musas o como poetisas. Cualquier expresión ligeramente erótica en algunas de las pocas autoras rioplatenses de esas décadas era sentida como una estridencia fuera de lugar, a la vez que indecorosa. Y por un tiempo este prejuicio afectó también la producción de Norah Lange.” (Amícola, J.:2) http://sedici.unlp.edu.ar/bitstream/handle/10915/10600/Documento_completo.pdf?sequence=1. Como ejemplo de teoría femisnista. Y otro ejemplo, pero Queer: “En las últimas décadas, las reflexiones y movimientos en torno a la constitución del sujeto yel reconocimiento de las diferencias sexuales, término que discutiré más adelante, han marcado el mundo político, académico y cultural. Pronunciamientos y declaraciones de organismos multilaterales, leyes nacionales de protección a las minorías y a la diversidad, aumento de la preocupación académica por el tema, demuestran la importancia que esto tiene. Se están gestando cambios, acciones políticas y sociales, nuevas construcciones epistemológicas, nuevos derechos, nuevos escenarios y nuevas violencias. La ponencia propone una proximidad al estado del arte sobre las “otras” literaturas denominadas queer, gay y lésbica, aparecidas y seleccionadas en compilaciones y antologías escritas o referidas a Latinoamérica. Lo que procuro es ubicar los principales lineamientos expuestos por los y las compiladores, editores o directores, para luego indagar qué es la literatura queer y las literaturas gay/lésbica y cuáles son sus implicaciones para los debates sobre el canon y los debates sobre la triada inclusión/exclusión/poder en el contexto de los estudios culturales.” (Giraldo C, P. 2009:1).

[18] En el Cómic Deadpool, Dead Presidents, en el que Deadpool debe matar a los presidentes de Estados Unidos muertos que se han convertido en Zombies. En un momento determinado Deapool se dirige al lector y dice: Vid. “So I have about six pages to kill ten presidents and their Henchmen. I suggest the reader crank “Five Minutes Alone” by Pantera. Perfect song for me to kick some dead president butt to. If yopu don´t have it, play whatever crap you like”. (Posehn, Duggan, Moore 2013: 78)

[19] Hay gente que incluso cree que una novela negra es más ficticia cuanto más gore contenga esa suspdicha novela: “El grotesco posibilita concebir un mundo completamente diferente, que constantemente subvierte las convenciones”. (García Saraví, M., Escalada, M, A. 2012 :1)

[20] Entiendo imaginación como de una manera kantiana, es decir, como “imaginación creadora”: “La imaginación reproductora y creadora […] es un conjunto de actividades múltiples, es una estructura procesal compleja, integrada al dinamismo psíquico que se presenta como un fluir total, indivisible, continuo, único.” (Noel Lapoujade 1988: 20)

Details

Seiten
7
Jahr
2017
ISBN (eBook)
9783668604803
Dateigröße
581 KB
Sprache
Spanisch
Katalognummer
v385736
Institution / Hochschule
Universidad de Sevilla
Note
Schlagworte
todo

Autor

Teilen

Zurück

Titel: Todo vale en la literatura. Los límites entre la ficción y la realidad