Lade Inhalt...

Fallas del Mercado como Principal Obstáculo para el Crecimiento Económico de México

Análisis basado en los estudios de Haussman y Rodrik

Studienarbeit 2017 29 Seiten

VWL - Konjunktur und Wachstum

Leseprobe

Índice

I. México y el mundo; comparación económica

II. Diagnóstico del Crecimiento; árbol de decisión

Conclusión[1]

Apéndice

Bibliografía

Fallas del Mercado como Principal Obstáculo para el Crecimiento Económico de México

El presente ensayo, resultado de un extenso análisis de variables y del impacto de las principales distorsiones de mercado de forma directa e indirecta en la economía, coloca a las instituciones como el principal obstáculo para el crecimiento económico de nuestro país. Durante el siglo XX las instituciones en México operaron bajo un perfil proteccionista y fue hasta 1985 con la apertura de mercados y 1992 con la privatización de la banca que adoptando un modelo externo de crecimiento, se logró cierta estabilidad aunque con eminentes fallas principalmente de gobierno, de mercado y de financiamiento nacional. Parece que hasta hoy, no han encontrado un balance a lo largo de la historia para intervenir propiciando las condiciones óptimas que favorezcan el crecimiento económico considerando las características que prevalecen en la oferta y la demanda del mercado laboral. Hemos tocado el problema principal en su sentido más amplio; sin embargo, la metodología de Haussman, et al. nos sugiere no utilizar un enfoque que pretenda abarcarlo todo, sino ser específico y apelar a los cuellos de botella más importantes. En este sentido, se procede a explicar por qué las externalidades de la coordinación, como parte de las fallas de mercado, representan el principal obstáculo para el crecimiento económico en México.

La primera parte del trabajo expone el análisis de variables que fueron clave para definir el problema principal del crecimiento a manera de mostrar una fotografía del estado actual de la economía de México comparada con la de otros países. La segunda parte revisa el modelo propuesto por Haussman, et. al. y el proceso de descenso en el árbol de decisión hasta llegar a las fallas de mercado, descartando a las demás variables. Finalmente se concluye con las principales ideas del texto y notando posibles áreas de oportunidad para el estudio del tema.

I. México y el mundo; comparación económica

Las bajas tasas de crecimiento, principalmente de países latinoamericanos, han llamado la atención de economistas en todo el mundo pues a pesar de llevar a cabo reformas drásticas en sectores de la economía que parecen estar limitándola, los resultados han sido poco perceptibles. En la tabla 1.1 del apéndice se pueden observar las tasas de crecimiento anual promediado en dos momentos para Brasil, El Salvador, Estados Unidos y México. Como se puede observar, el promedio de 5% para México en 1966 refleja los resultados del periodo de 1954 a 1970 de crecimiento sin inflación. Recordemos que durante esta etapa el tipo de cambio se mantuvo fijo y sostenido por reservas durante 22 años, se aportó gran cantidad de subsidios para el desarrollo de actividades agrícolas principalmente y se protegió al mercado interno a partir de aranceles como parte del modelo de sustitución de importaciones. Banxico, Nafinsa y Banobras actuaban como banca de segundo piso, y estaban encargadas de financiar al gobierno. Como resultado de todo lo anterior, la deuda externa se quintuplico para 1970; lo que indica que a pesar de tener un dato de crecimiento apropiado, factores estructurales internos de la economía, iban a llevar al país a una crisis segura. Esto es comparable con lo sucedido en República Dominicana, donde después de un crecimiento sostenido, factores estructurales, principalmente de instituciones endebles, llevaron al país a la quiebra.

Comparando las tasas de crecimiento 2015, vemos que la de Brasil es mayor que la de los otros 3 países, en gran medida por la inversión directa recibida en el país a partir de Petrobras. También se puede extraer que el crecimiento de naciones desarrollados como es Estados Unidos tiende a ser menor que para los países en vías de desarrollo por su estructura interna. Como se puede observar el crecimiento de México es en promedio del 2.5% para los últimos años lo cual estaría bien para una nación desarrollada pero no para una en vías de desarrollo. Un crecimiento de esta magnitud sostenido por varios años representa un estancamiento y no es suficiente para las necesidades de la población en México. En este sentido, es normal pensar en la provisión de los factores de producción como posible causa para este estancamiento. Vemos que en el cuadro 1.2 se muestra el ahorro nacional bruto, la formación bruta de capital fijo y el saldo de la cuenta corriente para los mismos países. En este caso, México tiene una formación de capital bruto inferior a todos los demás países lo que quiere decir que aunque el ahorro nacional es considerablemente mayor al de las otras economías (lo que indica que hay dinero en las instituciones financieras como se revisará más adelante), este no está siendo ocupado para la adquisición de activos fijos por parte de los productores[2]. También puede observarse que los datos de cuenta corriente nos señalan como deficitarios. Comparado con el dato para otros países estamos dentro de un rango aceptable aunque lo importante es conocer que está pasando con las importaciones y su uso en la economía.[3]

De esta forma, debe revisarse que está pasando con el rendimiento al capital y la educación por un lado y con las de interés por el otro. ¿Es a caso que la sociedad no está dispuesta a pagar por la oferta de estos bienes? Para el rendimiento del capital, se efectuó un análisis cualitativo dadas las condiciones que prevalecen en el mercado en México. Como se trata de una economía con actividad concentrada en comercio y servicios, la rentabilidad es dependiendo la industria en cuestión y su tasa de crecimiento. Es entonces que tenemos un conjunto heterogéneo donde se esperaría recibir ganancias de competencia perfecta en un ambiente adecuado, esto es, observar precios iguales a costos marginales y así dejar el mercado a los productores más eficientes.

Por otro lado, es necesario saber que es lo que está pasando específicamente en el sector financiero y para conocer sus retornos al capital se usó el índice de valor agregado de la OECD donde se muestra en forma de porcentaje el capital necesario de corporativos financieros para mantener el mismo nivel de producción en el futuro. Para México resultó ser de 26% mientras que la media en Europa es mayor a 50%. Del G20, México es de los valores más bajos como se puede observar en la gráfica 1.3.

Para el análisis de la inversión se empezará revisando el porcentaje aportado por agente económico. Según datos 2015 de la OECD, los hogares en México invierten el 29.5% del total, las empresas el 60.9% y el gobierno 10%. Los primeros dos agentes son en proporción, de los más altos entre los países miembros y del G20, sin embargo la inversión gubernamental está en los últimos lugares. En cuestión de endeudamiento y préstamos, se puede observar en la tabla 1.4 que en México, el sector más endeudado son las empresas, mientras que los hogares tienen más activos que pasivos (en parte porque se incluyen programas de seguridad social, pensiones y programas de apoyo); aún así, los hogares ocupan el lugar número 10 en gasto de consumo de los países de la OECD.

Ahora se revisará que tan difícil es para el extranjero invertir en México; vemos que en este sentido, la OECD creó un índice donde adjunta elementos como restricciones para operaciones clave y herramientas de implementación (cuestiones relacionadas con transparencia no están consideradas). El índice toma valores de 0 a 1 siendo 0 la mejor calificación y 1 la peor. México tiene un valor de 0.193, estando entre los últimos países del G20 (observaciones del 2015). Posteriormente se investigaron los sectores en los cuáles resulta más difícil competir e invertir; y resultó que el Índice de Restrictividad Regulatoria de la OECD señaló al sector de televisión y transmisiones como el peor con una calificación de 0.7, posteriormente al transporte aéreo, marítimo y terrestre (en ese orden) y luego a las actividades primarias como agricultura y forestales. Se observó que en cuanto al movimiento de los flujos de inversión, México y Brasil están correlacionados negativamente en varios momentos debido al grado de sustitutabilidad que presentan ambas economías.

Con respecto a las tasas de interés sabemos que en los últimos meses, Banxico las ha estado subiendo constantemente. En cuanto a las tasas de largo plazo, dentro del conjunto de países del G20, históricamente las mexicanas se han mantenido solo por debajo de las de Rusia, Sudáfrica e India. Dentro de las economías latinoamericanas México se encuentra cerca de la media. Con respecto a las tasas de interés de corto plazo sucede prácticamente lo mismo.

Como se ha mencionado, la eficiencia productiva está en gran medida determinada por el grado de tecnología e investigación y desarrollo. En este sentido, México es de los países más bajos en el rubro. Dentro de los países de la OECD (solo se encuentra por encima de Chile) tanto en cantidad neta como en porcentaje del PIB como se puede observar en la gráfica 1.5. Para revisar la parte de del comportamiento de las instituciones financieras encontramos la tabla 1.5 publicada por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores donde tenemos 3 indicadores, el Coeficiente de Capital Fundamental (CCF), Coeficiente de Cobertura de Liquidez (CCL) y el Índice de Capitalización (ICAP). Para el CCL tenemos que las instituciones financieras en México necesitan como mínimo un coeficiente de liquidez de 70% y la mayoría de las instituciones se encuentran por encima de este nivel. En cuánto al ICAP el mínimo requerido es de 10.5%. En las gráficas 1.6, 1.7 y 1.8 se puede observar el porcentaje para cada índice y la línea roja representa el mínimo requerido por la ley. En este sentido observamos que los porcentajes están muy por encima de lo que pide la CNBV como mínimo por lo que existe mucho capital ocioso. Cabe mencionar que los bancos que tienen mayor participación en el mercado son Bancomer, Banorte, Santander, ScotiaBank y Banamex.

En las gráficas 1.9 y 1.10 podemos observar el comportamiento histórico de las tasas de interés para los países del G20 donde como ya se ha mencionado, México es el 4to más alto. En los países donde la tasa de interés es mayor como Rusia o India tenemos que existe un mayor gasto gubernamental y apoyo para investigación y desarrollo.

Las características del mercado laboral en México por el lado de la oferta indican que de la Población Económicamente Activa (PEA), la población que cotiza en seguridad social como IMSS e ISSSTE crece a una tasa menor que la población desocupada (2.4% vs. 7.2% respectivamente). De igual forma, desde el 2014 más del 60% de la población se dedica a actividades terciarias. Más del 50% de la población se ocupa en pequeños establecimientos y micro negocios. Aunado al aumento de empleos mal remunerados y crecimiento del desempleo en jóvenes preparados tenemos excedente de oferta en la sociedad y necesidad de creación de nuevos empleos para la dinámica social. Entrando en detalle, de los trabajadores que constituyen una persona moral tenemos que 5.3% son empresas sin empleados y 20.4% empresas con empleados. México es el 2do país con mayor cantidad de emprendedores que no tienen empleados (está solo después de Grecia como se muestra en la gráfica 1.11). El 72% del empleo se genera por micro, pequeñas y medianas empresas que aportan el 52% del PIB del país según datos de la CONDUSEF. En particular, las microempresas son las que aportan la mayor proporción de empleo (41.8% del empleo total). Las PyMES se categorizan en micro, pequeñas y medianas dependiendo del número de empleados y según su giro (industria, comercio o servicios). A groso modo, vemos que micro, son las que tienen de 0 a 10 trabajadores; las pequeñas entre 11 y 50; y las medianas de 50 a 200 aproximadamente. El Financiero y Forbes coinciden en entrevistas a empresarios de pequeñas y medianas empresas que el pago de impuestos (incluyendo IVA, ISR, IEPS, ISN y cuotas del IMSS e Infonavit) les absorbe 40% de sus ingresos. A lo anterior se le deben agregar los denominados “impuestos sombra” que son externalidades que deberían ser cubiertos por el estado como seguridad, alumbrado, servicios de basura y limpieza, transporte eficiente, etc.

La OECD tiene un índice para medir la capacidad de apertura de un negocio. El indicador considera dos factores: el acceso a capacitación para la apertura de dicho negocio y el acceso a dinero para empezarlo o hacerlo crecer. En este sentido lo que se muestra en la gráfica 1.12 es desalentador para el país pues a pesar de que la economía y los empleos del país tienen su grueso en las PYMES, resulta que somos de los últimos países con capacitación y con acceso a financiamiento. Solo el 24% de los préstamos empresariales mencionados anteriormente son para pequeñas y medianas empresas (dato 2014 que se duplicó en 7 años gracias a programas de Nacional Financiera, CONACYT, INADEM e incentivos a bancos privados. Vemos que este importante aumento en el financiamiento a PyMES va de la mano con la disminución de las tasas de interés para cualquier tamaño de empresa. En la tabla 1.13 elaborada con información de la OECD vemos el comportamiento de las tasas de interés para cada categoría de empresa con su respectiva tasa de morosidad. A simple vista puede observarse una correlación negativa.

En México existe una gran cantidad de empresarios en el sector informal y 57% de la PEA está en esta categoría. En la tabla 2.1 se puede observar una serie de tiempo de años y porcentajes. Vemos que cuando el gobierno cancela REPECOS y lo cambia por el sistema del RIF en enero 2014, aproximadamente 3 millones de PyMES se dieron de alta. Esto no significó un cambio significativo en el crecimiento económico del país si lo como se ve en la gráfica 1.1.2. La consultora PWC catalogó a México como uno de los países con peor sistema recaudatorio pues a pesar de la alta tasa impositiva, la población que paga es muy poca.

En reformas de materia legal, vemos que en el Pacto por México, se buscó implementar un paquete de reformas que pretendían mejorar las instituciones y mejorar las condiciones de mercado. Estas incluyen:

- Mayor vigilancia a instituciones así como disciplina administrativa: Implica fortalecer la ley con eficiencia en la ejecución de castigos y mayor transparencia.
- Mejorar y simplificar las regulaciones nacionales, estatales y municipales.
- Apelar a problemas de propiedades agrícolas y traspaso de las mismas.

Desafortunadamente, aunque el país ha mejorado en algunos de estos aspectos (como COFECE y la regulación de mercados), los esfuerzos no son suficientes.

Por último, en cuanto al rendimiento de la educación tenemos información de dos fuentes. En primer lugar, Bancomext realizó una investigación econométrica al respecto con el siguiente modelo regresivo:

Donde con los coeficientes se está buscando obtener las tasas de rendimiento para cada nivel educativo sobre el salario. Los valores y significado de los coeficientes pueden observarse en la tabla 1.14. Vemos que las variables dependientes que muestran mayor impacto sobre la tasa de rendimiento de la educación son preparatoria y superior completa para el salario por hora y primaria y superior para el salario total.

Por otro lado, en el libro Se buscan empleos: los mercados laborales en América Latina del Banco Inter-Americano de desarrollo 2004, tenemos información de 1998 donde podemos comparar la situación de hace 20 años con la actual así como entre países. Se denotan los rendimientos en porcentaje para escolaridad primaria, secundaria y terciaria. Desde entonces, México ya encuentra la mayor tasa de rendimiento en la educación terciaria para varones urbanos. Los valores son de 7, 10 y 15 respectivamente. Costa Rica, Chile y El Salvador muestran la diferencia en rendimientos más grande entre el nivel terciario y secundario mientras que Guatemala la menor diferencia. Es probable a que esto se debiera a que éstos países recientemente reformados estuvieran recibiendo inversión extranjera directa y ocupando la mayor cantidad de capital humano mientras que Guatemala se encontraba en medio de problemas de estabilidad social.

II. Diagnóstico del Crecimiento; árbol de decisión

Como Haussman, et. al. lo ejemplifican en su texto, vamos a considerar el crecimiento económico de un modelo endógeno para conocer las principales variables responsables del crecimiento. Tenemos entonces el modelo:

Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

donde:

Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

En el sistema vemos que la fórmula de crecimiento está estrechamente relacionada con la definición de bienestar; que es la satisfacción eficiente de las necesidades y muchas veces se mide a través del consumo que se da gracias a la riqueza que genera el capital. Después de la investigación de la sección 1, he decidido enfocarme a las micro, pequeñas y medianas empresas como principal motor del bienestar, desarrollo y crecimiento económico debido a su importancia en dos variables macroeconómicas fundamentales: PIB (generan más del 50% al año) y empleo (ocupan a más del 70% de la PEA); y así buscar en esta categoría, el principal obstáculo para el crecimiento/desarrollo económico en México.

Empezaremos revisando el costo de financiamiento. Este tema es de gran controversia pues tenemos varios indicadores como el CCF, CCB y el ICAP que nos invitan a pensar que existe gran cantidad de capital ocioso en la economía al mismo tiempo que vemos una baja formación bruta de capital. Empezaremos revisando las variables macro. En la tabla 1.2 vemos que el ahorro en el país es muy alto comparado con el de otros países por lo que no somos tan dependientes de los flujos como es el caso de Brasil y las tasas de interés de corto y largo plazo que podemos observar en las gráficas 1.9 y 1.10 son altas; sin embargo, con respecto a Latinoamérica se encuentran cerca de la media. ¿Pero quiénes se están endeudando y en qué porcentaje? Vemos en el cuadro 1.4 que son las empresas las que adquieren la mayor cantidad de deuda. Esto es positivo para la economía pues se trata de dinero, que además de tener una tasa de morosidad menor a la de préstamos para el consumo, es capital usado para la producción.

En la tabla 1.12 observamos que México está calificado entre los últimos países con población con acceso a capital y capacitación para iniciar un negocio. Del amplio sector empresarial, los préstamos que van a las PyMES corresponden solo al 12 o 13% del total de préstamos a las empresas según estudios de PWC. Esto sucede principalmente debido al factor – informalidad- en el que, como ya se ha mencionado, se encuentra el 57% de la PEA . Es así que del total de PyMES en el 2012, solo 16.5% tenía acceso a algún tipo de financiamiento (donde únicamente 7.1% provenía de bancos privados). Los bancos tienen más incentivos a prestar a las empresas formalmente constituidas porque conocen su historial crediticio y la tasa de morosidad es menor. Existe una correlación entre el tamaño de la empresa y la formalidad. Las tasas de préstamo a los negocios, como podemos observar en el cuadro 1.13 son más altas entre menor es su tamaño siendo así los microempresarios los que pagan las mayores tasas. En este mismo cuadro vemos que a menor tasa de interés, la morosidad incrementa. Desde que en el 2004 se inició con el programa de Conacyt-Nafin en trabajo conjunto de Nacional Financiera y Conacyt, y posteriormente con el INADEM los esfuerzos de financiamiento se duplicaron del 2007 al 2014, lo que propició que bajaran las tasas y que más PyMES accesaran a capital más barato. Mucho fue Venture Capital exclusivo para alto impacto.

Haciendo una reflexión sobre lo anterior podemos resaltar que al reducir el costo del riesgo, (como se ve en la gráfica 1.13) la gente tiende a consumir una cantidad superior a la óptima; conociéndose esto como riesgo moral. Muchas PyMES se endeudan sin hacer estimaciones adecuadas de su oferta y demanda o planear sus hojas de balance. Es entonces, que sin importar el excedente al mínimo requerido de los indicadores de Coeficientes de Cobertura de Liquidez, CCF, CCB o ICAP que podemos ver en las gráficas 1.5, 1.6, 1.7 y 1.8, las instituciones financieras no están dispuestas a prestar este dinero. Con ejercicios microeconómicos en materia de riesgos vemos que más allá de determinar precios, en este caso de las tasas, a veces es mejor racionar los préstamos para inversiones óptimas.

Revisaremos ahora la categoría de rendimientos a la actividad económica y empezando por los rendimientos sociales vemos que tenemos información sobre la inversión en factores de producción, capital humano e infraestructura. En la tabla 1.2 confirmamos que la formación bruta de capital es baja y que el mayor porcentaje de inversión a estos activos es por parte de las empresas. Aunque hace falta inversión en bienes de capital y es un problema grave, la causa raíz no radica ahí pues si no se está invirtiendo en los mismos es por un problema de falta de planeación como se verá más adelante. Con respecto al capital humano vemos que por el nivel de desempleo de los jóvenes con niveles de educación superior, no se trata de una escases de capital humano; sino de un exceso de oferta donde las actividades económicas necesitan evolucionar considerando el perfil educativo de las nuevas generaciones. Finalmente, con respecto a la geografía vemos que México está ubicado en un lugar geopolítico estratégico donde estando cerca de Estados Unidos aprovecha los tratados de importación y exportación con menor costo de transporte; además, sus costas del Pacífico y del Atlántico lo comunican fácilmente de forma marítima con los demás continentes. La geografía interna, por otro lado, no es tan propicia para el transporte terrestre dadas sus numerosas cordilleras. Aún así, México cuenta con una red carretera amplia e infraestructura adecuada en los principales puntos de venta y distribución que han utilizado empresas como Bimbo y Femsa. La logística en este sentido, aunque no es la mejor, es favorable para el crecimiento del mercado interno por lo que quedan descartados los bajos rendimientos sociales como principal obstáculo para el crecimiento.

[...]


[1]

[2] De igual forma se revisó la tasa de crecimiento de formación bruta del capital y se encontró que es menor a la de países latinoamericanos como Chile, Brasil y Colombia. En cantidades netas de GFCF, la inversión de México es muy similar a la de Gran Bretaña

[3] Aunque es un déficit sano se analizó y en este sentido, la revisión de la esta cuenta muestra negativos en exportaciones netas petroleras y no petroleras aunque superávit en transferencias. Observamos que según el Anuario de Migración y Remesas 2016, la mayor parte de las transferencias que recibe nuestro país son ocupadas para gastos de consumo final, principalmente alimentos, con un porcentaje mínimo a la inversión o educación. Esto es principalmente debido a que la población acreedora a dichas donaciones, por el decil al que pertenece, no está en posición de invertir. Por otro lado, la revisión de las importaciones no petroleras son en su mayoría bienes de consumo final.

Details

Seiten
29
Jahr
2017
ISBN (eBook)
9783668769786
ISBN (Buch)
9783668769793
Dateigröße
1.8 MB
Sprache
Spanisch
Katalognummer
v435404
Note
Schlagworte
fallas mercado principal obstáculo crecimiento económico méxico análisis haussman rodrik

Autor

Teilen

Zurück

Titel: Fallas del Mercado como Principal Obstáculo para el Crecimiento Económico de México