Lade Inhalt...

Llegado a la posteridad: "con la espada y con la pluma". Sobre la permanente vigencia del Inca Garcilaso de la Vega

von Silvia Nulle (Autor) Katrin Bala (Autor)

Hausarbeit (Hauptseminar) 2005 25 Seiten

Romanistik - Spanische Sprache, Literatur, Landeskunde

Leseprobe

Índice

I. La biografía del Inca Garcilaso de la Vega

II. Educación e influencia al Inca Garcilaso de la Vega
II.1 Educación y formación en Perú
II.2 Formación e influencia en España

III. El cambio de su nombre
III.1 Primera trasformación
III.2 Segunda trasformación

IV. El Capitán Garcilaso

V. Garcilaso entre dos culturas

VI. Su importancia entonces y hoy

VII. El escudo de armas

VIII. Bibliografía

I. La biografía del Inca Garcilaso de la Vega

illustration not visible in this excerpt

II. Educación e influencia al Inca Garcilaso de la Vega

II.1 Educación y formación en Perú

Gómez Suárez de Figueroa es un hijo natural del capitán extremeño Sebastián Garcilaso de la Vega Vargas y la “Nusta” Isabel Chimpu Ocllo . Su padre es un conquistador de noble linaje de Castilla y su madre es una joven princesa incaica, sobrina de Huayna Cápac, empeador del Tahuansintuyo.

Aunque tiene un linaje tan distinguido, es un mestizo y bastardo, porque sus padres viven sin promesa de matrimonio, que provoca que el Inca se sienta menos valorado a causa de ser bastardo.[2]

En aquellos tiempos, los mestizos fueron llamados hijos de la conquista, hombres de vidas destruidas, bastardos, hijos de ocasión y pecado o primeros peruanos. Los estudios etnohistóricos muestran que en el mundo andino no regían valores vinculados al matrimonio como sustento de legitimidad -y su consecuencia la condición de bastardía- tan presentes en los códigos españoles.[3]

Garcilaso tiene que buscar su identidad a lo largo de su vida y más tarde decide llamarse Inca Garcilaso de la Vega.

La vida entre dos culturas diferentes, la española y la incaica, que describe en sus obras literarias, tiene una infuencia muy importante a Garcilaso. El contraste violento entre las culturas, traumatiza su sensibilidad.[4]

Garcilaso transcurre su infancia en el Cusco junto a su madre y parientes más cercanos. Sus compañeros de juego son indios, los niños mestizos y los de los conquistadores. Entonces aprende la lengua quechua a través de su familia materna, el español y las letras.

Los primeros años de su juventud los pasa con su familia materna, de quienes escucha los relatos de sus antepasados. La mayoría de ellos son relatos para autorizar el linaje de la familia real y en los que se describe, entre otras cosas, la fundación del Cuzco, sus leyes, el gobierno, las fiestas y las supersticiones.[5]

Según Pupo Walker este tiempo en la vida en el Cusco del joven Garcilaso transcurre entre armas y caballos: los Incas le cuentan sus hisotrias y de la misma forma lo hacen los conquistadores en casa de su padre.[6]

Lo que ha escuchado en su circulo materno, tiene un lugar en su memoria, todo lo cual remotará con placer en la vejez. Su estrecha relación con su familia materna, le permite observar “la desintegración física y moral del Tahuansintuyo” y también el avance sin compasión de la Conquista.[7]

Para sus obras es importante que no sólo conozca la materia legendaria de los incas, sino que después tenga también acceso a documentos oficiales que recibe su padre como corregidor del Cuzco.[8]

Su primeros estudios los recibe de su ayo Juan de Alcobaza, que vive en casa de Capitán Garcilaso. Después tiene diversos maestros que le enseñan el “be-a-ba” hasta clases avanzadas de gramática. El maestro más importante es el padre Juan de Cuéllar, porque le enseña el latín y estima sus alumnos con el deseo que estudien en la Universidad de Salamanca.[9]

Pero en resumen aprende poco en Cuzco. La gramática de los primeros e improvisados preceptores y la latinidad que les enseña Cuéllar no puede pasar de una instrucción elemental. Primero en Montilla puede perfeccionar su conocimiento del latín con sus amigos religiosos y avanzó en artes con el montillano Pedro Sánches de Herrera.

Garcilaso es insatisfecho con la educación en Cuzco y lamenta por la falta de escuelas en sus libros como una oposición entre armas y letras. Garcilaso describe la situación en La Florida así: “tiempo de mis niñeces, que faltaron escuelas de letras y sobraron las de las armas”.[10]

En la falta de escritura Garcilaso ve una desventaja del Imperio Incaico junto a otros Imperios, por ejemplo como el romano. Aunque los indios son tan capaces como los otros, no pueden competir con los mejores. Esto le interesa mucho a Garcilaso porque así también ocurre, de otro lado, con los mestizos. Piensa que si hubiera enseñanza y facilidades suficientes podrían sobresalir frente a los españoles ya que no tendrían nada que los disminuyera. Garcilaso envida otras culturas antiguas por su posibilidad de guardar la historia para su descendencia. Teme que sin escritura la historia de los Incas pueda perderse.[11]

En estas circunstancias se puede ver una de las razones del Inca Garcilaso para mantener los hechos historicos en sus textos.

Su padre el capitán pertenece a la fracción de Francisco Pizarro y tiene una privilegiada posición. Su rango social y militar le permiten a Garcilaso conocer hombres y circunstancias que luego serán importantes en la historia peruana ya en su juventud. Además, Gonzalo Pizarro le trata “como su propio hijo”.[12]

II.2 Formación e influencia en España

El amor del padre a su hijo se puede ver en su testamento en el año 1559. Sebastián Garcilaso de la Vega Vargas, cede al Inca tierras en la región de Paucartambo.

El padre reconoce la inteligencia de su hijo y asigna a Garcilaso también cuatro mil pesos en oro y plata para que el joven mestizo pueda estudiar en España.[13]

“Garcilaso llega a España en busca de los familiares de su padre y para hacer gestiones que le permitan conseguir una pensión por los servicios que su padre ha prestado a la corona. Los trámites ante el Consejo de Indias son frustrados y el joven no puede conseguir renta alguna.”[14]

Cuando Garcilaso llega a Montilla en 1561, es huérfano, mestizo e indiano, tímido y con aire adolescente, pero es acogido cariñosamente por su tío Don Alonso de Vargas y Figueroa. En su tío ha encontrado un padre y Garcilaso es como un hijo adoptivo para el viejo capitán sin descendencia.[15] Su tío toma un gran afecto a su sobrino, porque el viejo capitán de Carlos V ha peleado contra moros, turcos y herejes en Europa y África. Es un capitán de caballos. Ha servido, en el Consejo de Armas de su Majestad.[16]

Su sobrino usa todavía el nombre de Gómez Suárez de Figueroa, hasta que en 1563, adopta el de su padre, Garcilaso de la Vega.[17] Con el fracaso de su intento de regreso al Perú, decide radicar definitivamente en la Península. En este contexto se va españolizando y llega a ser perfectamente bilingüe.

Durante de la guerra de Alpujarras don Alonso de Vargas escribe su testamento y muere en Montilla. Su testamento deja ver la devoción del tío por el sobrino y la fuerza que las palabras de éste tuvieron para Garcilaso.[18]

Su tío Alonso, quien seguramente se ha entusiasmado con la perspectiva de una carrera de armas para su sobrino, muere el 17 de marzo de 1570 antes de que Garcilaso recibiera el título de capitán.[19]

[...]


[1] http://www.heinle.com/spanish_d/templates/resources/0838416535/unit1/obra/vega.html

[2] Enrique Pupo-Walker, Historia, Creación y Profecía en los Textos del Inca Garcilaso de la Vega, p. 7ff

[3] http://www.adonde.com/historia/1616_garcilaso.htm

[4] Enrique Pupo-Walker, El Inca Garcilaso, p. 8

[5] Enrique Pupo-Walker, Historia, Creación y Profecía en los Textos del Inca Garcilaso de la Vega, p. 9

[6] Enrique Pupo-Walker, Historia, Creación y Profecía en los Textos del Inca Garcilaso de la Vega, p. 88

[7] Enrique Pupo-Walker, Historia, Creación y Profecía en los Textos del Inca Garcilaso de la Vega, p. 9

[8] Enrique Pupo-Walker, Historia, Creación y Profecía en los Textos del Inca Garcilaso de la Vega, p. 113

[9] Aurelio Miró Quesada, La tercera dimension del Inca Garcilaso, p. 244

[10] Aurelio Miró Quesada, La tercera dimension del Inca Garcilaso, p. 244

[11] Aurelio Miró Quesada, La tercera dimension del Inca Garcilaso, p. 245

[12] Enrique Pupo-Walker, Historia, Creación y Profecía en los Textos del Inca Garcilaso de la Vega, p.10-11

[13] Enrique Pupo-Walker, Historia, Creación y Profecía en los Textos del Inca Garcilaso de la Vega, p. 14

[14] http://www.adonde.com/historia/1616_garcilaso.htm

[15] Max Hernández, Memoria del bien perdido. Conflicto, identidad y nostalgia en el Inca de la Vega, p.104.

[16] Max Hernández, Memoria del bien perdido. Conflicto, identidad y nostalgia en el Inca de la Vega, p.103 ff.

[17] Aurelio Miró Quesada, La tercera dimension del Inca Garcilaso, p. 241

[18] Max Hernández, Memoria del bien perdido. Conflicto, identidad y nostalgia en el Inca de la Vega, p.111.

[19] Max Hernández, Memoria del bien perdido. Conflicto, identidad y nostalgia en el Inca de la Vega, p. 106.

[19] Max Hernández, Memoria del bien perdido. Conflicto, identidad y nostalgia en el Inca de la Vega, p. 103 ff.

Details

Seiten
25
Jahr
2005
ISBN (eBook)
9783638583008
Dateigröße
1.3 MB
Sprache
Spanisch
Katalognummer
v65817
Institution / Hochschule
Universität Paderborn – Institut für Romanistik
Note
1,0
Schlagworte
Llegado Sobre Inca Garcilaso Vega Inca Garcilaso Vega

Autoren

Zurück

Titel: Llegado a la posteridad: "con la espada y con la pluma". Sobre la permanente vigencia del Inca Garcilaso de la Vega